Portal Político

Rescatar el sur

Martha González

Hoy visita el gobernador Alfredo del Mazo el sur, en específico el municipio de Zacazonapan, a entregar apoyos forestales. Este municipio es de los cercanos a la frontera con Michoacán, donde se juntan idiosincrasias, dolores, carencias y la violencia.

En esa región hay toques de queda que la gente respeta por miedo. Se gobiernan a su manera, bajo la autoridad de un poder paralelo a las instituciones que por el que se sienten protegidos.

Allá, la gente es bronca, dicen, está armada y se matan por cualquier cosa. Esa es la forma en que justifican que el poder del narco todo lo pueda y todo lo resuelva.

Los problemas se dirimen de otra forma y los de fuera no entienden “sus formas”.

Quien sabe si de verdad la gente está conforme con aquello o simplemente se han rendido ante el olvido en el que los han dejado todo tipo de autoridades.

En el sur, el poderío económico de ciertos grupos es notorio. Hay casas enormes, con pinta de mansiones, de esas que tienen varios pisos y gusto exótico.

En esa parte del Estado de México, los que mandan son los que habitan esas mansiones y mangonean a quien se les antoja, sin el menor empacho.

Para ir al sur, hay que pedir permiso, avisar, o te puede pasar algo, dicen. Es algo que todos saben, pero ya a nadie incomoda.

Ese gobierno alternativo se ha apoderado de las plazas, donde se ocupa de mantener el orden.

Nadie roba ni se porta mal, solo “los malos”, porque a ellos nadie les pone límites.

Pero también se han hecho dueños de vidas y haciendas. La supuesta seguridad que sienten los ciudadanos sale muy cara. Esas autoridades auto impuestas toman lo que quieren, cuando quieren y ya regulan incluso las formas de convivencia de las familias.

Sin embargo, los pobladores sureños dicen que eso es lo que hay y que es mejor que el abandono.

Quien sabe si el gobernador sabe todo eso, si alcanza a tocar esa realidad cuando los visita, pero ojalá que sí, porque ese es también el Estado de México y es necesario rescatarlo.

Este gobierno se ha comprometido con esas causas, ha ofrecido que apoyará al campo, ha solicitado ya permiso al Congreso para un programa de rehabilitación de las carreteras de esa región.

Hay mucho por hacer, porque falta de todo por allá, pero principalmente, paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *