Al cambio de horario, el cuerpo se acopla entre 1 y 4 días

Laura Velásquez

Este domingo inicia el horario de invierno, por lo que el sábado en la noche se debe atrasar el reloj una hora. Aunque este cambio parezca mínimo, el cuerpo atraviesa por la etapa de acoplamiento y favorece al ser humano porque se gana una hora de sueño, no obstante, especialistas recomiendan conservar el mismo horario para levantarse y poco a poco adaptar la cuerpo a acostarse para dormir a la misma hora.

Héctor Tlatoa Ramírez, Coordinador del Centro de Medicina de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), precisó que además de conservar la misma hora para despertarse, se debe tener una buena alimentación y evitar ingerir café por las noches o por lo menos tomar una taza con tres horas de anticipación para evitar prolongar la conciliación del sueño, otra recomendación es realizar actividad física pero sin exceso, a esto sumó evitar el contacto con celulares y ver la televisión antes de dormir porque la luz azul de los aparatos inhibe el sueño.

Mala calidad del sueño

Puntualizó que quien duerme bien tarda solo un día en acostumbrarse al cambio de horario pero, quien tiene mala calidad del sueño tardará hasta tres o cuatro días en acostumbrarse, por ello, es fundamental evitar los distractores y optar por conciliar este proceso para descansar.

El especialista, señaló que la persona que tiene una mala calidad de sueño va a tener somnolencia diurna y querrá dormir durante el día, además, de que la persona que duerme un promedio de 5 horas o menos pueden padecer riesgos a nivel cardiovascular, agregó, que tomar duchas calientes reconforta el cuerpo, ayuda a relajarlo y dormir fácilmente.

Recordó que se tiene que completar el ciclo para dormir, esto para tener una buena calidad del sueño, por lo cual, recordó que las recomendaciones más efectivas ante el cambio de horario es que la persona respete la hora de despertar y paulatinamente recorrer el horario para acostarse, además de evitar tener pendientes o pensar en los mismos durante la noche y solo anotarlos.

«Muchos pacientes nos dicen que están pensando en qué van hacer el día de mañana y no lo anotan, obviamente solo están dando vueltas en la cama intentando que no se les olvide”: Héctor Tlatoa Ramírez, Coordinador del Centro de Medicina de la UAEM.

Foto: wradio.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *