Amago a los incumplidos

Martha González

El gobierno del Estado de México insistió ayer a los contribuyentes que aún no hacen el trámite de reemplacamiento en que están a tiempo de cumplir con ello, todavía con descuento del 50 por ciento.

Se trata de dos millones de mexiquenses que tienen pendiente cumplir con esta obligación y que tienen más de mes y medio para resolverlo antes de tener consecuencias.

Y es que resulta que, a partir del primero de enero, quienes no hayan cumplido con el trámite y tengan atrasos en el pago de tenencia, serán reportados al buró de crédito y no podrán circular.

La segunda es una medida que todos esperamos, dado que las placas que debieron cambiarse dejarán de ser vigentes y, por lo tanto, los autos estarían en las mismas condiciones que si no tuvieran placas.

El buró de crédito es, por otra parte, algo inesperado que seguramente sorprenderá a los ciudadanos.

La realidad es que este tipo de trámites, por obligatorios que sean, suelen ser ignorados por muchos contribuyentes, que a pesar de enfrentar problemas por incumplir, deciden ser omisos.

Sin embargo, la amenaza de buró de crédito puede resultar un incentivo mucho más eficiente.

Resultará muy interesante ver cómo reaccionan los ciudadanos ante este amago, que podría no ser tomado de manera tan positiva.

Sin embargo, es buen momento para que la autoridad decida tomar su papel, como corresponde.

Diputados contra delincuencia

Los diputados mexiquenses aprobaron en comisiones el aumento a penas de cárcel por el delito de robo a transporte público.

Este se volvería un delito grave y el castigo se elevaría de 9 a 15 años hasta de 12 a 18 años. Eso significa tres años más, tanto para las mínimas como para las máximas.

Esta es una iniciativa de las bancadas de Morena y Acción Nacional, que extrañamente coinciden en este punto.

El caso es que esta es una excelente noticia para los ciudadanos, pues el robo a transporte público es uno de los delitos con mayor incidencia en la entidad y afecta a la mayoría de la población, que es usuaria de este servicio.

Lo cierto es que el transporte público es peligroso, pues ahí los ciudadanos enfrentan día a día asaltos que cada vez son más violentos.

Las autoridades han tomado medidas para tratar de mejorar estas circunstancias, pero hace falta que las condenas preocupen a los asaltantes y los hagan pensar al menos dos veces antes de cometer estos delitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *