Asesino serial

Martha González

Ayer el fiscal general del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez dijo que podría determinarse que el presunto asesino de Jessica N es un asesino serial, en caso de que se determine que mató a las otras dos personas cuyos cadáveres fueron encontrados en una casa en Toluca.

Confirmó además que hay otros domicilios en los que habitó el sospechoso, mismos que ya investigan.

Es muy lamentable este caso, en el que sale a relucir lo peor de la humanidad y coincide con los problemas que enfrentamos los ciudadanos frente a las autoridades.

Y es que a pesar de que la filosofía y las políticas públicas del gobierno mexiquense están enfocadas a combatir la violencia de género, siempre hay algún eslabón de la cadena que falla.

En este caso, resultó que los padres de Jessica N localizaron el domicilio el presunto asesino y estaban convencidos de que su hija estaba ahí. Acudieron a las autoridades y éstas tuvieron a la mano al presunto asesino en el momento en que llegaron al lugar, pero un juez se negó a darles la orden de cateo y el sujeto aprovechó ese tiempo para huir.

Una vez más, un error de una autoridad costó que un delincuente peligroso esté libre, en posibilidades de huir de la justicia y hasta cometer más atrocidades.

Así, ante los ojos ciudadanos y frente a la realidad violenta que amenaza a los mexiquenses, los avances en una parte del sistema se diluyen frente a los fallos de otra.

Es en este contexto que urge hacer consciencia en todos los eslabones de la cadena que parte en seguridad y se extiende a la procuración de justicia para que en la atención a este tipo de casos todas las partes coadyuven, en el entendido de que sus errores pueden costar vidas.

Por lo pronto, lo urgente es determinar si este sujeto es el responsable de la muerte de las tres personas cuyos cuerpos fueron localizados y, sobre todo, si hay más víctimas en otros lugares.

Esperemos que pronto sea localizado y que enfrente la responsabilidad por sus acciones, pero sobre todo, que no pueda arrebatarle la vida a nadie más.

Por cierto, pese a todo lo que han fustigado a los medios de comunicación por la difusión de rumores en este caso, resultó que muchos de ellos fueron ciertos, en especial el de la existencia de un asesino serial de mujeres en Toluca.

Las autoridades deben entender que la única forma de frenar rumores es dar información clara y precisa, para que los medios podamos hacer nuestra labor. El problema no es que se de a conocer que hay un asesino en serie, sino el hecho de que un hombre asesina mujeres en esta ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *