Auditora en ciernes

Martha González Aguilera 

Ya ha publicado el Ejecutivo estatal en la Gaceta la convocatoria para la selección de Auditor Superior del OSFEM del Congreso local y con ello iniciará la recepción de documentos de los aspirantes, de donde debe salir una terna y, finalmente, se elegirá al titular de ese órgano.

Pareciera que todo va viento en popa para la bancada de Morena, sin embargo, la bancada tricolor, la panista y la del PRD han expresado –en mayor o menor medida- su inconformidad con el procedimiento y, seguramente, se opondrán a que sea elegida de manera directa Miroslava Carrillo.

Lo cierto es que, hasta ahora, nadie ha dicho que ella sería mala auditora, ni se ha expresado algún señalamiento directo en su contra.

El problema es la forma en la que Morena modificó la ley para prácticamente hacerle un traje a medida a la diputada federal.

Los de Morena insisten en que no era a intención, sin embargo ha resultado evidente el interés de ese partido por promover a su correligionaria hacia esa posición, con lo que probablemente le han hecho más daño que favor.

Y es que todo este tiempo los lopezobradoristas han asegurado que todo sería diferente, apegado a la legalidad y se han dedicado a criticar las acciones de los demás partidos, pero a la hora de la verdad, pareciera que acuden a las misas prácticas de las que tanto se quejan.

Es muy probable que consigan salirse con la suya y también que Miroslava no sólo sea auditora, sino una buena auditora, el problema es que siempre estará sobre el nombramiento y su trabajo la sombra de que fue impuesta por su partido, mismo que hasta modificó la ley para allanarle el camino.

Eso no fue lo que Andrés Manuel López Obrador y su partido ofrecieron a los ciudadanos y, sin embargo, así lo aplican. Ya se verá qué costos políticos les acarrea y como les afecta en la realidad. Por lo pronto, gran carga pusieron sobre los hombros de Miroslava Carrillo.

Presidencia hereditaria

La hija del fallecido alcalde de Ocuilan Félix Linares, Vanessa Linares, vino ayer a Toluca a hacer algunas declaraciones que resultan explosivas y que, luego, se negó a esclarecer.

Y es que asegura que el suplente de su padre, Vicente Rivera, pretende violar la ley al exigir que le tomen protesta como alcalde, pero lo cierto es que la reglamentación está a su favor y él tiene el derecho de asumir el cargo.

Luego, a manera de argumento, señala la necesidad de una investigación exhaustiva para esclarecer los hechos en torno a la muerte de su padre, habla de amenazas en contra de ella y su familia y dice que el suplente puede tener “intereses oscuros” al querer apresurar la toma de protesta.

Ya se preveía una confronta por el caro, puesto que ella preside el DIF municipal, era de esperarse que tuviera aspiraciones. También era sabido que Vicente Rivera no es perredista y está muy cercano a Morena. Sin embargo, todo eso tiene que ver con una lucha política por el poder, en la que no es válido involucrar la muerte de su padre ni hacer señalamientos sin fundamento, o al menos ayer no presentó ninguno de peso, más que sospechas y declaraciones. Al final del día, no puede imponer ella su voluntad sobre la ley, por mucho que fuera cercana a su padre, no le corresponde de manera directa ser alcaldesa. Ya se verá en que termina esta historia, pero por lo pronto citar a conferencia de prensa y luego escabullirse sin responder preguntas de los reporteros no le ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *