Canibalismo de izquierda

Martha González Aguilera 

Como estaba ya previsto, en el Congreso mexiquense tomaron ayer protesta a Alfredo Medellín como Coordinador de Comunicación Social de la Legislatura, luego de que fue aprobada por unanimidad la propuesta presentada por la Jucopo en conjunto.

Lo interesante es que hubo abstenciones en la votación y no precisamente de la oposición, ni siquiera de los panistas, que últimamente están tan confrontados con Morena, bancada que impulsó la contratación.

Fueron justamente integrantes de la fracción parlamentaria lopezobradorista quienes se abstuvieron, a manera de rechazo, ya que no se atrevieron a votar en contra.

Resulta evidente que los morenistas siguen divididos y los “puros”, demostraron ayer con su voto que están dispuestos a lo que sea para señalar sus inconformidades.

Pero el nuevo comunicador legislativo no debe tomarse a pecho esta contrariedad, que no es cosa suya, sino el reflejo de las pugnas de ese partido, que se arrecian conforme se acercan los tiempos electorales.

Lo cierto es que ya muchas voces al interior señalan que hay peligro de perder buena parte de los municipios y los distritos frente a los malos resultados que hasta ahora han ofrecido a los ciudadanos, pero los liderazgos se niegan a escuchar. Están muy concentrados en la pugna interna y con eso han descuidado la competencia por venir en las urnas.

Hasta ahora, la principal ventaja de Morena es la oposición, no solo en el nivel federal, sino también en el Estado de México, donde parece seguir nulificada, pero eso puede cambiar rápidamente, en especial si la división continúa en las filas de la 4T. Es increíble que ni los triunfos logren apaciguar los instintos caníbales de la izquierda mexicana, que insiste en la autodestrucción.

Por lo pronto, dieron muy mala imagen al no lograr consenso siquiera para la contratación de una persona que podría ser fundamental para impulsar su imagen, o se supone que a eso viene ¿no cree usted?

Preocupa deserción

El secretario de Educación actualizó hoy las cifras de escuelas particulares que han anunciado oficialmente que no continuarán en funciones el ciclo escolar que viene por falta de matrícula. Son ya 130, lo que podría significar mayor deserción de la que la secretaría tenía registrada.

Las autoridades educativas hacen un esfuerzo interesante por mantener a los niños en la escuela, pero lo cierto es que hay demasiados factores involucrados y uno de ellos es el económico.

Esta pandemia nos ha afectado en todos los sectores, pero lastima saber que hay niños en condiciones precarias. Esperemos conocer los resultado del programa de Seduc para indagar las razones de la deserción en el sector público y ojalá no sea por falta de recursos. Por lo ponto, alivia saber que los pequeños que dejarán las escuelas privadas tienen un lugar asegurado en las públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *