Caso Fernando Baz, contra la corrupción

Al inicio de la revisión del informe de la Cuenta Pública 2017, los legisladores, en su mayoría de Morena, mostraron su molestia porque el auditor no procedía en contra de titulares y funcionarios cuando habían sido detectadas distintas irregularidades.

Adriana Carbajal

El respaldo que ha tenido por casi 10 años en pasadas Legislaturas y el apoyo en su mayoría de priistas, no le bastaron a Fernando Baz Ferreira, auditor del Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM) para permanecer en el cargo, por lo que se prevé que en los próximos días se confirme su destitución.

La petición de los diputados de Morena, a la Junta de Coordinación Política, se sustentó bajo el argumento de que fue ineficaz en su actuar, pues omitió entregar a los diputados, información sobre la Cuenta Pública 2017, misma que permitiría evidenciar irregularidades en dependencias como el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) así como la Universidad Autónoma del Estado México (UAEM).

Los diputados han insistido en la necesidad de resolver pronto el tema de la remoción e incluso a través de la Diputación Permanente, la Comisión de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México y por ello solicitaron a la Junta de Coordinación Política la suspensión temporal del auditor superior Baz Ferreira, a fin de que atienda el proceso de remoción de su cargo al que está sujeto luego de señalar que no cumplió satisfactoriamente con las facultades y atribuciones establecidas en la Ley de Fiscalización Superior de la entidad.

Hasta hace unos días, el presidente de la Junta de Coordinación Política Maurilio Hernández, dijo que la petición de su remoción iba muy avanzada, por lo que era posible que después de su notificación oficial y garantía de audiencia, concluiría este asunto.

Irregularidades en ISSEMYM, UAEM y CUSAEM

Desde que comenzó a ser revisado el informe de la Cuenta Pública 2017 -que corresponde al último año de gobierno del ahora senador Eruviel Ávila Villegas- los legisladores, en su mayoría de Morena, mostraron su molestia porque el auditor no procedía en contra de titulares y funcionarios de distintas dependencias, aún y cuando habían sido detectadas distintas irregularidades.

Tal es el caso del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (Issemym) que no auditó financieramente el Fondo Solidario de Reparto relativo a las pensiones y tampoco la cuenta por cobrar de la institución, que por concepto de adeudos de aportaciones tenían las entidades públicas del gobierno estatal y de los municipios, la cual, al 31 de diciembre de 2017, ascendía a 6 mil 897 millones 758 mil pesos.

En el caso de la Universidad Autónoma del Estado de México, se advirtió que presenta retenciones y contribuciones por pagar por más de mil 130 millones que la máxima casa de estudios adeudaba al ISSEMyM por cuotas retenidas a los trabajadores.

De los Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México (Cusaem) se determinó que en realidad son tres empresas: Cuerpo de Vigilancia Auxiliar y Urbana del Estado de México, Cuerpo de Guardias de Seguridad Industrial Bancaria Comercial y Urbana del Valle de Toluca, y Jefatura de Policía Industrial del Estado de México y Cuerpo de Guardias de Seguridad Industrial Bancaria y Comercial del Valle de Cuautitlán Texcoco, las cuales, en conjunto, adeudan al Issemym más de mil 200 millones 500 mil pesos por concepto de cuotas de aportaciones, y sobre los que, el OSFEM no concluyó ninguna investigación.

Respecto al Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC), con el que los diputados disponían de recursos públicos para labores de gestión social en sus distritos, los diputados lamentaron el desinterés de auditar por parte de Fernando Baz, ya que no se brindó información sobre él hasta que se le solicitó esclarecer el destino de esos recursos públicos.

Lo quiere fuera la izquierda legislativa

El presidente de la comisión legislativa de Vigilancia del OSFEM Tanech Sánchez, ha sido de los diputados que en reiteradas ocasiones ha cuestionado al auditor e insistido en la necesidad de que sea removido.

Lamentó que el ejercicio de evaluación en los casi 10 años que lleva el auditor al frente del OSFEM, haya sido inédito, “no hay un hábito de que el OSFEM cumpla con la tarea para la que fue designado”.

El diputado Valentín González Bautista dijo que morena había realizado una revisión exhaustiva de los informes de las cuentas públicas con la responsabilidad de que la ciudadanía supiera en qué se ejercen los recursos públicos derivados de sus impuestos, por lo que criticó que el auditor superior, tuviera pocas observaciones en las auditorías a los entes públicos y no contara con responsables del presunto desvío de dinero que ya es un escándalo.

El legislador Adrián Galicia Salceda calificó de desgastante que el auditor intentara minimizar la opacidad con la que se ha conducido el OSFEM, en tanto que Jorge García Sánchez, también de morena expresó que veía con tristeza y enojo cómo las “tripas del sistema”, encubrían los malos hábitos en la transparencia y la rendición de cuentas.

Incluso el propio diputado Edgar Armando Olvera Higuera preguntó por qué el OSFEM se había abstenido de fiscalizar si la ASF ya había dado indicios de desvío de recursos en el ISEM.

Quienes se niegan a su salida

Los diputados del PRI no sólo no acudieron a la reunión de la comisión donde se acordó iniciar su proceso de remoción, sino que además el coordinador del PRI en el Congreso mexiquense, Miguel Sámano Peralta, dijo que no permitirle cumplir con el tiempo por lo que se eligió, podría derivar en un problema legal.

Recordó que en la anterior Legislatura el auditor fue ratificado para el periodo que va del primero de enero del 2017 al 31 de diciembre del 2024 por el pleno y aprovechó para calificar al funcionario como una persona responsable y profesional.

Asimismo, el coordinador del PAN, Anuar Azar negó que hubiera motivos para remover al auditor superior del estado de México, Fernando Baz, pues desde su punto de vista no se configuraba ninguna de las causales previstas en la Ley de Fiscalización para buscar promover su destitución.

Hasta hace unos días, dijo que aún no había fechas para que el auditor pudiera ser destituido e indicó que ni siquiera se le había dado garantía de audiencia para definir qué sucederá con él.

Adelantó que el PAN apoyará lo que sea mejor para el órgano, aunque esperarán analizar con responsabilidad el tema, sin dejar de lado que la transparencia debe privilegiarse.

Del Informe de la comisión

De acuerdo al informe de los diputados de la comisión, la fiscalización de la Cuenta Pública del Ejercicio Fiscal del año 2017 del Gobierno, Organismos Auxiliares y Organismos Autónomos del Estado de México, realizada por el Órgano Superior de Fiscalización, “no resultó totalmente satisfactoria”.

Mientras que la reunión para aclarar el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del Gobierno, Organismos Auxiliares y Organismos Autónomos del Estado de México, citada por la Comisión Legislativa de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización y celebrada el día 20 de marzo del año en curso, donde se contó con la presencia del auditor y su equipo de trabajo, quedó evidenciado el trabajo “poco efectivo”, de los organismos cuestionados.

“Organismos que a pesar de presentar graves irregularidades financieras el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México no practicó auditorías financieras para revisar el ejercicio de los recursos presupuestales del año 2017”.

Indica también que aún y cuando el OSFEM contaba con información financiera de los organismos cuestionados, al no ejercer plenamente sus atribuciones de fiscalización, carecía de respuestas para explicar las causas y responsables de evidentes anomalías en el ejercicio de recursos públicos.

“El auditor no se condujo con los principios de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo e independencia en el proceso de revisión de la cuenta pública 2017, al tener elementos para revisar con profundidad transgresiones a normas en el manejo de los recursos, reveladas por el despacho de auditoría externa “Solloa-Nexia, S.C.,  Contadores Públicos y Asesores de Negocios”, y no considerarlos para ejecutar procedimientos de fiscalización al ejercicio fiscal 2017 y, consecuentemente, dejar de determinar observaciones y la no denuncia de irregularidades encontradas, dejando de señalar responsabilidades y omisiones derivadas del uso y manejo de los recursos públicos”, indica el documento.

Ello fue lo que ocasionó la determinación de los diputados para iniciar proceso de remoción de Fernando Baz e incluso para que le fuera iniciado el procedimiento correspondiente.

La comisión pidió incluso a la Junta de Coordinación Política, la aplicación de las medidas cautelares correspondientes, recomendando la suspensión temporal del encargo del Auditor Superior, para que atendiera dicho proceso.

Caso UAEM

La Universidad Autónoma del Estado de México, presenta retenciones y contribuciones por pagar por más de mil 130 millones que la máxima casa de estudios adeudaba al ISSEMyM por cuotas retenidas a los trabajadores.

Sin motivos para removerlo

El coordinador del PAN, Anuar Azar negó que hubiera motivos para remover al auditor superior del estado de México, pues desde su punto de vista no se configuraba ninguna de las causales previstas en la Ley de Fiscalización para buscar promover su destitución.

“Se habla de un cronograma sobre esta posible destitución, pero no hay definición clara ni fechas aún. Será un tema que atenderemos con responsabilidad”: Anuar Azar, coordinador del PAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *