Comparten historias sobre el oficio del Panadero

Cultura

Comentan que, gracias a la producción de trigo de los padres agustinos, esta comunidad mexiquense se ha dedicado históricamente a la elaboración de pan. 

El Museo Virreinal de Zinacantepec fue el escenario donde se llevó a cabo una edición más de las Tertulias Culturales, que en esta oportunidad abordaron el tema elaboración de pan artesanal.

La charla estuvo centrada en la práctica de este oficio en el pueblo De San Miguel Tecomatlán, en el municipio de Tenancingo, de donde son originarios los maestros Gerardo Pacheco Nápoles y Benjamín Nápoles Cruz, quienes compartieron que gracias a la producción de trigo realizada por los padres agustinos, esta comunidad mexiquense se ha dedicado históricamente al oficio de panadero, y que esta actividad es fuente de ingreso para muchos de sus pobladores.

Actualmente hay cerca de 200 familias dedicadas a la elaboración de pan artesanal, que en un principio se hacía para consumo propio y con el tiempo llegó la comercialización, primero en comunidades cercanas y ahora en otros estados de la República, como Morelos, Hidalgo, Guerrero e incluso ha llegado a países como China, Estados Unidos y Chile.

Paso a paso, Gerardo y Benjamín explicaron el proceso de preparación que se hacía en el pasado, desde la masa a mano, el tiempo que necesita reposar y el horneado que se hacía un día después.

Elaborado a base de harina, manteca, levadura, azúcar y agua, además de los sabores naturales, estas piezas se llevan al horno de barro, que se calienta con leña de encino y de ahí toma parte de su característico sabor.

Diferentes Variedades

Actualmente cuentan con formas y sabores variados, como los cocoles de anís, piloncillo, nata, naranja, canela, queso, mantequilla, nuez, chocolate o zarzamora con queso, café con leche, higo y el pan francés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *