Contrapeso

México Libre

Por: Pedro Chuayffet

El Instituto Nacional Electoral (INE), ha rechazado el registro de la mayoría de nuevos partidos políticos, destacando el encabezado por el expresidente Felipe Calderón: México Libre. Esto se da en un contexto en el cuál los institutos políticos pequeños han fungido como mecanismo para enriquecer a sus dueños y negociar con los hegemónicos posiciones y tratos que facilitan el lucro con la democracia y el dinero de los mexicanos. El sistema de partidos debe ser sometido a revisión al haber demasiados, como el Verde Ecologista, que únicamente son útiles para que sus dirigentes acumulen más poder, y por su capacidad para hacer acuerdos con quien sea que gobierne. No tienen ideología, no tienen cercanía con el pueblo, no tienen cuadros capaces y mucho menos se han caracterizado por su ética. Sus acciones han obedecido a intereses particulares, pero no ha habido avances con alto valor para las mayorías.

Se rechazó a México Libre por no ser claro el origen del 8% de sus recursos. En este marco cabe destacar al INE por ser de las pocas islas de excelencia en la administración pública de nuestro país. Ha sido crucial para la alternancia democrática, en las victorias de Fox y Calderón, el regreso del PRI y la llegada de AMLO. Su imparcialidad y profesionalismo tiene más de dos décadas y ha permitido que distintos actores y partidos lleguen al poder, por lo que resulta extraño que los Calderón-Zavala defiendan fallos como el de 2006 y rechacen lo ocurrido en días recientes. El INE es de los espacios del servicio público por los que vale la pena luchar como ciudadanos, y lo han demostrado en más de una ocasión con hechos. Apenas hace unos días las cabezas de México Libre defendían el significado, independencia histórica, trayectoria y accionar de esta institución, cuando se debatía sobre los nuevos consejeros, resultando incongruente el cambio de parecer cuando no los favorece una determinación.

De tal manera que, por trayectoria, tenemos elementos para creer en la decisión del INE, aunque el expresidente Calderón y Margarita Zavala se empeñen en restarle legitimidad. Simultáneamente es visible el daño hecho a nuestra democracia, por partidos como el Verde, concluyendo que es urgente elevar las barreras de ingreso para garantizar únicamente, la incorporación de institutos políticos con reales intenciones de representar los anhelos de la sociedad y a los distintos sectores que conforman la vida democrática de nuestro país. No puede haber actores con alta influencia desacreditando al órgano que ha facilitado el respeto a las decisiones de la mayoría, y tampoco puede acceder al privilegio de representar al pueblo individuos cuyas intenciones son lucrar con la democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *