Coronavirus y la crisis que viene

Reportaje

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el país está reparado para enfrentar posibles afectaciones económicas, aunque también descartó que contemple estímulos fiscales para empresas.

Adriana Carbajal

La crisis del coronavirus es una amenaza para la salud pública, pero también una amenaza económica por el cierre parcial de algunos negocios, empresas y dependencias, coincidieron empresarios y políticos mexiquenses.

Aunque coincidieron en que aún no se tiene un estimado sobre las afectaciones económicas que dejará a su paso la contingencia por el Coronavirus, advirtieron que si la gente no atiende recomendaciones en este momento, la situación económica podría agravarse.

También señalaron que como en otros países, el gobierno federal y el estatal deberán prever algunos beneficios para los empresarios, “como la disminución en el pago de impuestos”.

A nivel nacional y de acuerdo a las cámaras empresariales, el impacto económico que dejará el coronavirus en el país será de niveles “catastróficos”, pues se prevé una contracción en la economía y el cierre de al menos 10% de los negocios que operan actualmente, mismos que dependen de la oferta-demanda actual.

Mientras que en el Estado de México, ayer el Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), estimó de acuerdo a datos estadísticos otorgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y los cálculos económicos de sus Organismos afiliados, el impacto económico por el pago de nóminas podría alcanzar los 59 mil millones de pesos mensuales, cifra que anualmente puede alcanzar cerca del 50% del Producto Interno Bruto de la entidad, por lo que el eventual cierre de las unidades económicas en el Estado traería repercusiones catastróficas.

Complicado panorama económico

El titular de la CANACO en la entidad mexiquense Juan Felipe Chemor Sánchez, aseguró que si tuvieran que detenerse las actividades en este momento, habría afectaciones mayores a las registradas durante lo ocurrido con la influenza que fueron de .7% del PIB.

Es por ello que consideró que en este momento no es indispensable detener la planta productiva ni las actividades comerciales, pero sí reforzar las medidas preventivas.

El titular de la CANACO, reconoció que hay una preocupación generalizada sobre la falta de actividades, aunque consideró que lo más importante es disminuir la curva del contagio, pues con ello se aminorarán las afectaciones económicas.

Pidió a los dueños de los comercios que retiren a las personas mayores y se invite a evitar las compras de pánico, “es necesario tomar las medidas necesarias, considerando que los más vulnerables son los adultos mayores.”

Indicó que las empresas deben estar en este momento planeando, pues no puede detenerse la planta productiva ni las actividades comerciales, aunque es probable que si no se acatan medidas de contención, haya mayores afectaciones económicas.

Dijo que dependerá de cómo actúen las autoridades, y la población, para evitar la crisis, “no hay estimaciones aún, pero sí cifras disparadas. Creemos que los bares y restaurantes serán los más afectados”.

Reconoció que los empresarios mexiquenses han reportado compras de “pánico”, motivo por el que si bien hay una condición de emergencia, es necesario que haya conciencia para evitar generar más daño y que quienes realmente lo necesiten, no logren obtener insumos.

No descartó que en las próximas semanas tengan que detener actividades, aunque ahora pidió mantenerlas y tomar las previsiones necesarias, “si no hay contención adecuada, seguramente habrá consecuencias”.

Caen ventas en restaurantes y bares

En tanto, el presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes del Estado de México (ASBAR) Patricio González, reconoció que se ha registrado caída de 40% de ventas en bares y restaurantes, por ello consideró que valdría la pena que los ciudadanos salgan, siempre y cuando se tomen las medidas necesarias de higiene.

“Se están tomando medidas inteligentes y necesarias sin exagerar, por eso es que restaurantes seguirán abiertos e incluso los mercados públicos, no así una discoteca de la que se puede prescindir”.

Dijo que es necesario que las actividades no esenciales se suspendan, o bien aquellas que se llevan a cabo en bares o salones de baile (al menos 100 en toluca) no así en los restaurantes, considerados como necesarios.

Reconoció que si se sale de control la situación y se registra un caos, la pérdida económica sería terrible pues en la actualidad 400 mil personas son empleadas a través de 89 mil unidades económicas.

Aclaró que al abrir los restaurantes pretenden que la gente siga conservando su trabajo, y reconoció que seguramente después de que baje la pandemia, tendrán un incremento en el costo de los productos básicos.

Sobre la posibilidad de planear un escenario, reconoció que ya se tienen mesas de diálogo con la Secretaría de Desarrollo Económico y Turístico, para saber también cómo actuarán en servicios como el hotelero.

Acabar con los impuestos y otorgar recursos

El titular del Patronato Pro Centro Histórico Adolfo Ruiz Pérez, advirtió sobre el posible cierre de comercios y confió en que el gobierno federal tomará alguna determinación que aminore las afectaciones complicadas, como lo es la reducción de impuestos.

Apeló que al tratarse de esta pandemia no se cobren los mismos impuestos o que en esos días se aplique una ley que prevenga afectaciones económicas graves.

Por lo que respecta al Estado de México, hace unos días el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, anunció que se agilizará la entrega de mil 600 millones de pesos, para contrarrestar el impacto económico que genere en la entidad la epidemia por coronavirus, especialmente entre las familias en situación de marginación y pobreza.

«Agilizaremos la ejecución de mil 600 millones de pesos, que nos permitirán apoyar a más de 800 mil familias, en especial adelantamos las entregas de apoyo a la población en condiciones de pobreza alimentaria, a los niños, mujeres y adultos mayores. Hemos instalado una mesa de trabajo con organismos y representantes empresariales, para establecer medidas de apoyo a los sectores productivos del Estado de México, en especial para las pequeñas y medianas empresas»

Sector informal el más afectado

El diputado mexiquense de morena Faustino de la Cruz, consideró que habrá repercusiones en la economía mundial y nacional, aunque sostuvo que éstas son aún incalculables, sin embargo advirtió que los más afectados serán los ciudadanos que forman parte del sector informal.

En este sentido consideró que los gobiernos, tanto federal como local, tendrán que implementar mecanismos de apoyo para reactivar la economía.

“Todos de manera corresponsable debemos participar en medidas preventivas, para evitar que pandemia afecte gravemente a México”.

Sostuvo que el tema se ha manejado de forma oportuna, aún y cuando hay muchos medios de comunicación que tergiversan la información y tratan de hacer comparativos con otros países.

Mencionó que una de las primeras acciones de los gobierno, debe ser promover la inversión pública, sobre todo porque no hay compromiso para incrementar impuestos, aunque sugirió no perder de vista que la baja en el costo de gasolina traerá consigo beneficios.

Postura federal

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su administración, y específicamente el gabinete económico, están preparados para enfrentar posibles afectaciones económicas, como ha sucedido en China, por la llegada del coronavirus.

También descartó que el gobierno contemple estímulos fiscales para empresas, por los impactos económicos del coronavirus y dijo que “un buen estímulo es la disminución en el precio de los combustibles, un buen estímulo es el que no se aumenten impuestos y que vamos a dar a conocer el plan de desarrollo energético.

Por su parte el secretario de Desarrollo Económico de la entidad, Enrique Jacob Rocha, dijo que sí se prevé una afectación económica a nivel nacional por la llegada del Coronavirus, pero llamó al sector privado a mantenerse alerta a las instrucciones de las autoridades del sector salud, para evitar la propagación de la enfermedad dentro de las industrias.

De acuerdo con un comunicado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las caídas del empleo también conllevan grandes pérdidas de ingresos para los trabajadores. El estudio estima que éstas se situarán entre los 860 mil millones y los 3,4 billones de dólares a finales de 2020. Esto se traducirá en caídas en el consumo de bienes y servicios, lo que a su vez afectará a las perspectivas de las empresas y las economías.

Preocupación ciudadana

Una señora que vende tamales afuera del Hospital Adolfo López Mateos y que pidió no dar a conocer su nombre, reconoció que muchos vendedores ambulantes están preocupados por la contingencia, puesto que no hay los suficientes cuidados entre la ciudadanía, lo que podría ocasionar que muchos puestos tengan que ser cerrados temporalmente.

“Me preocupa que estoy afuera de un hospital y por ende estamos más expuestos, pero también preocupa que la situación se incremente y ya no podamos vender”.

Al final reconoció que muchos de sus compañeros ya dejaron de vender comida y se retiraron temporalmente del lugar, lo que seguramente traerá consecuencias en su economía y la de sus familias.

 

Perdidas de empleo

La pandemia del COVID-19 afectará de manera grave al mercado laboral, según una primera evaluación de la Organización Internacional del Trabajo: se estima que entre 5,3 y 24,7 millones de personas perderán su empleo. En comparación con la crisis financiera mundial de 2008-2009 el desempleo mundial aumentó en 22 millones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *