Denuncian constructores extorsiones y pago por derecho de piso en el sur mexiquense

Toluca

Karina Villanueva

Los municipios de Villa Victoria, Valle de Bravo, Villa Guerrero, Ixtapan de Sal, Coatepec Harinas, Temascaltepec y Tejupilco son los más inseguros para los constructores mexiquenses, denunció Mario Vallejo Valdés, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (Cmic) en el Estado de México, quien aseveró que, en dichos municipios sureños delito de extorsión y el cobro de derecho de piso son constantes y no se ha logrado combatirlos y minimizarlos.

“Es un problema que hemos planteado tanto a las autoridades de la Guardia Nacional, como a personal de la 22 Zona Militar, para ver qué mecanismos podemos implementar para trabajar en ello”.

El líder empresarial dijo que no se conocen con exactitud los montos requeridos por derecho de piso, ni la periodicidad de las extorsiones, toda vez que reconoció, estos hechos no se denuncian de manera formal.

Detalló que, cuando está por iniciar el proceso de construcción de la obra, es cuando los empresarios son extorsionados.

“Si no realizan el pago correspondiente no los dejan trabajar, y el empresario con el contrato firmado y con la presión de la conclusión de las obras, no le queda otra más que ceder. Muchos contratos en la zona sur han quedado desiertos porque no hay quien quiera concursar precisamente porque ya saben a lo que se van a enfrentar, y eso ha provocado que las dependencias que también canalicen pocos recursos a esas zonas”.

Vallejo Valdés dijo confiar en las autoridades para abatir estas y otro tipo de incidencias, y que cada vez sean menores para que puedan trabajar libremente.

“Históricamente nuestro sector ha sido golpeado por robo de maquinaria, robo de vehículos, asaltos a trabajadores, asaltos a los pagadores de la nómina, secuestro y extorsión, afortunadamente hemos implementado estrategias para tratar de inhibirlos”.

El delegado de Cmic en la entidad dijo que, en lo que se refiere al robo de maquinaria, los empresarios han optado por colocar chips y contratar seguros para aminorar las perdidas; en cuanto a los asaltos a los trabajadores, detalló que con el pago que se les hace vía tarjeta y/o transferencia, se han evitado los ilícitos; sin embargo, reconoció hay muchos colaboradores que son renuentes a que se les pague bajo esta modalidad.

“Hemos pagado en diferentes días y a diferentes horarios para evitar que los trabajadores sean víctimas de la delincuencia. En cuanto al secuestro, ahora el empresario ya bajó su perfil, tratamos de no traer vehículos o cosas ostentosas, además de que ya no son los tiempos de antes, la gran mayoría somos MiPyMes y empresas familiares, podemos tener contratos de un millón de pesos, pero eso no significa que eso se lo gana el empresario”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *