Desechar medicamentos por drenaje, riesgo para ambiente y salud

Los residuos de fármacos se incorporan tanto a las aguas superficiales, al suelo, a los mantos freáticos y eventualmente al agua potable de las ciudades.

Laura Velásquez

Las medicinas que, por su fecha de caducidad, ya no deben ser consumidas requieren ser destruidas, ya que sus compuestos son altamente contaminantes y en ocasiones, pueden ser utilizados y comercializados en el mercado negro.

Los medicamentos se encuadran dentro de los denominados contaminantes orgánicos emergentes, los cuales podrían ocasionar riesgos medioambientales y sanitarios si se mezclan con la basura doméstica o se tiran por el desagüe, que es lo más riesgoso, ya que mucha gente los tira al excusado y cuando se descomponen, las condiciones físicas llegan a contaminar los mantos freáticos o cuando los mandan al basurero muchas veces la gente que está ahí los sacan y los revenden, lo que causa problemas de salud a la gente.

En la actualidad, la Ciudad de México es la zona geográfica que más aporta al volumen de medicamentos y fármacos caducados en el país, con 24 por ciento del total de los desechos. Dichos contaminantes afectan al medio ambiente y a la salud de los ciudadanos debido a la cantidad de químicos y sustancias que los componen y en ocasiones si no son destruidos pueden ser utilizados para comercializarse en el mercado negro.

Los residuos de productos farmacéuticos representan un riesgo ambiental alto debido a su persistencia y distribución en el agua, en el suelo, en el aire y en los alimentos. Su amplio uso hospitalario, veterinario y doméstico ha incrementado, así como sus descargas y la de productos de transformación en el ambiente, lo que ha generado que su toxicidad se manifieste en los componentes vivos de los ecosistemas.

Residuos peligrosos

Diana Karen Castro Estrada, Químico Farmacéutica Bióloga y Coordinadora de Difusión Cultural Extensión y Vinculación de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), precisó que al deshacerse de medicamentos a través del desagüe se infringe el marco legal de la Norma Oficial Mexicana NOM-052-SEMARNAT, presenta un listado de los residuos que se consideran peligrosos de acuerdo al giro industrial y proceso del que provengan, en este listado se incluye la industria farmacéutica. También establece que los residuos peligrosos, por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, inflamables, tóxicas, y biológico-infecciosas (CRETIB), y por su forma de manejo, pueden representar un riesgo para el equilibrio ecológico, el ambiente y la salud de la población.

En esta lista están considerados los medicamentos ya que pueden volverse tóxicos al estar en contacto con el drenaje y en el caso de antibióticos, antivirales generan que haya resistencia a los microorganismos, sobre todo los que se encuentran en el agua.

Indicó que las moléculas que conforman las fórmulas farmacéuticas están hechas con la finalidad de ser utilizadas, por ello, están almacenadas en cierto tipo de envases. Una vez que sobrepasan la fecha de caducidad, los compuestos comienzan a degradarse, pueden transformarse y se vuelven tóxicos.

La experta mencionó que en el drenaje hay cuestiones del ámbito sanitario complicado y transformación de agua, por lo que cada vez que se depositan los medicamentos en el grifo o en las tasas de baño, lo que se provoca es la contaminación del líquido con el que se cruza y genera algo similar a lo que ocurre con el aceite mezclado con agua.

Explicó que muchos de los medicamentos son hidrosolubles por lo que se disuelven rápidamente en el agua. Por lo que en el momento de llevar el líquido a tratamiento ya sea por decantación en el que esperan que bajen los residuos para filtrar el agua o a través de la eliminación de patógenos o microorganismos, no obstante, hay moléculas que pueden resistir los dos procesos y volver a los hogares a través del líquido, puesto que, en el caso de la eliminación de patógenos, utilizan químicos que están diseñados para erradicarlos más no para quitar las sustancias disueltas.

Tirar medicamentos a la basura

En el caso de tirar medicamentos a la basura, se expone a que sean utilizados en el mercado negro para revenderlos, mientras que las personas que se dedican a pepenar se pueden exponer a la tolerancia microbiana con la que poco a poco la toxicidad de los medicamentos invade el cuerpo, dado este panorama, coincidió que lamentablemente existe una poca cultura de separación y disposición de basura.

Desafortunadamente, los residuos de fármacos se incorporan tanto a las aguas superficiales, al suelo, a los mantos freáticos y eventualmente al agua potable de las ciudades, a través de 26 Revista Fuente nueva época Año 6, No. 20, enero – marzo 2015 ISSN 2007 – 0713 fuentes y mecanismos distintos: desechos y subproductos industriales provenientes de los procesos de fabricación o de derrames accidentales; excreciones humanas y animales; aguas residuales; por la eliminación inadecuada tanto de los medicamentos próximos a vencerse como caducados por parte del consumidor final.

Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM), el mercado farmacéutico mexicano se ubica dentro de los 10 más importantes del mundo. Según la producción bruta total, de acuerdo con el Censo Económico del 2009 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la fabricación de preparaciones farmacéuticas se ubica en noveno lugar.

Por tanto, el volumen de unidades desplazadas en 2010 por la industria de medicamentos afiliada a la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA), fue de 2 mil 526 millones de unidades (MDU), lo que representó el 90.3 por ciento del total de los medicamentos consumidos por el mercado interno. En México, del total de medicamentos producidos, aproximadamente el 10 por ciento (200 MDU) caduca en el transcurso de un año.

Medicamentos caducos no recuperados

Asimismo, alrededor de 12 millones de medicamentos caducos no son recuperados por las autoridades sanitarias, de los cuales el 30 por ciento se desvía al mercado ilegal. Por lo que se estima que en éste se vende el 6 por ciento de los medicamentos que se comercializan en el país y de ellos, el 30 por ciento son medicamentos caducos.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), en el año 2012, señaló que, en los dos años previos, aseguraron cerca de 100 toneladas de fármacos que se vendían irregularmente en tianguis, supuestas farmacias y bodegas, de las cuales el 23.3 por ciento resultaron caducas durante el 2011. La Secretaría de Salud, a través de COFEPRIS, concretó con la industria farmacéutica un Plan Integral de Fomento Sanitario para el manejo adecuado de los medicamentos caducos en toda la cadena comercial. Los fabricantes de medicamentos se comprometieron a recibir devoluciones de productos caducos de los distribuidores y a destruirlos conforme a la normatividad. Mientras que los distribuidores se comprometieron a recibir en tiempo y forma las medicinas caducas prevenientes de las farmacias y a remitirlos a los laboratorios. En el caso de los medicamentos que caducan en los hogares, a partir del año 2010, el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases de Medicamentos (SINGREM) ha sido el encargado de recogerlos a través de la instalación de contenedores especializados en las farmacias.

Recolección y destrucción

El SINGREM es una asociación civil encargada de la recolección y destrucción de medicamentos caducados que desde 2010 ha destruido más de 2 mil toneladas de desechos de este tipo. Durante su recolección, han hallado medicamentos que incluso datan de los años 70. El proyecto tiene presencia en 26 estados de la República Mexicana y beneficia a 70 millones de personas. Es financiado por la industria farmacéutica y es sin costo para el público en general, quienes extraen de sus hogares los medicamentos, cajas y envases caducados para desecharlos de forma responsable en alguno de los 5 mil contenedores instalados en clínicas, hospitales, farmacias y centros comerciales.

Estos contenedores tienen características físicas singulares, son blancos y poseen flechas color verde en los que la población puede depositar idealmente tanto la caja como el blíster que es un tipo de envase, generalmente de plástico transparente que almacena individualmente la pastilla, es decir, todo lo que estuvo en contacto con el medicamento.

Castro Estrada, consideró que a pesar de que se considera un poco excesivo que se deposite en estos contenedores todo lo que estuvo en contacto con los medicamentos, lo que por lo menos se debe hacer es destruir las cajas y el resto de los medicamentos como son los blísteres, cápsulas, comprimidos, tabletas, jarabes e incluso los inyectables se vayan directo a estos contenedores para que reciban tratamiento adecuado.

Agregó que lo más importante es informar a la gente sobre la disposición correcta de los medicamentos, verificar las fechas de caducidad, ubicar los contenedores especializados del SINGREM y depositar todo lo que estuvo en contacto con los medicamentos y no desecharlos por el inodoro ni tirarlos a la basura, esto con el fin de aminorar la contaminación de agua y llenar de materia tóxica el vital líquido.

Pueden volverse tóxicos

Los medicamentos ya que pueden volverse tóxicos al estar en contacto con el drenaje y en el caso de antibióticos, antivirales generan que haya resistencia a los microorganismos, sobre todo los que se encuentran en el agua.

Venta irregular

La COFEPRIS, en el año 2012, señaló que, en los dos años previos, aseguraron cerca de 100 toneladas de fármacos que se vendían irregularmente en tianguis, supuestas farmacias y bodegas, de las cuales el 23.3 por ciento resultaron caducas durante el 2011.

Contaminan el agua

En el drenaje hay cuestiones del ámbito sanitario complicado y transformación de agua, por lo que cada vez que se depositan los medicamentos en el grifo o en las tasas de baño, lo que se provoca es la contaminación del líquido.

FOTO: lavidalucida.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *