Deuda sostenible que crece en EdoMéx 

El mes pasado, el Congreso Local aprobó al gobernador contratar un nuevo financiamiento por mil 500 millones de pesos para realizar obra pública.

Adriana Carbajal

Aún y cuando las agencias internacionales tienen opiniones positivas sobre la calidad crediticia del gobierno del Estado de México, la deuda en la entidad mexiquense ha crecido considerablemente, y en los próximos días podría alcanzar los 50 mil millones de pesos, bajo el argumento de que se vive una desaceleración económica.

Dentro del Proyecto de Presupuesto para el próximo año, el gobierno mexiquense solicitó autorización para contratar en 2020 deuda hasta por 7 mil 584 millones de pesos, bajo el argumento de que serán destinados a obras públicas, agua, comunicaciones, salud, cultura, justicia, desarrollo social, educación, seguridad, vivienda y desarrollo agropecuario.

Justamente después de reunirse con diputados mexiquenses, para explicar a dónde y cómo serán distribuidos estos recursos, el secretario de Finanzas estatal Rodrigo Jarque Lira, sostuvo que para el próximo año se contempla un programa de obras por más de 27 mil millones de pesos, de los cuales más de 7 mil 500 provendrían de financiamiento crediticio, aún cuando la deuda en la entidad, en este momento asciende a más de 45 mil millones de pesos.

En entrevista el secretario afirmó, que el paquete fiscal 2020 que fue entregado hace una semana a la Legislatura, por parte del gobernador Alfredo Del Mazo, considera en el artículo 2 de la Ley de Ingresos la necesidad de contratar la suma mencionada.

Entre las obras destacan nuevas líneas de teleféricos, una para extender la de Ecatepec y otra para enlazar la parte alta de Naucalpan, sumado a proyectos hidráulicos y en materia de seguridad.

En tanto que el argumento para solicitar esta nueva deuda es la desaceleración económica que se registra en el país y repercute en la entidad, principalmente en lo que tiene que ver con la generación de empleos, pues hace un año se reportaron 75 mil empleos y ahora solo 5 mil.

Crece y crece la deuda

El mes pasado y pese a la inconformidad de varios diputados, el Congreso Local aprobó al gobernador contratar un nuevo financiamiento por mil 500 millones de pesos, que servirán para realizar obra pública relacionada con la interconexión de aeropuertos y avenidas importantes.

Aunque en un inicio el ejecutivo estatal solicitó la autorización de nueva deuda por mil 900 millones de pesos, los diputados de Morena sugirieron una reducción de 400 millones de pesos para que solo se avalaran mil 500 millones de pesos.

La propuesta enviada por el mandatario estatal consideró la contratación de financiamientos hasta por un monto de mil 900 millones de pesos: mil 266 millones 600 mil pesos, para el sector comunicaciones y movilidad y 633 millones 300 mil pesos, para el fortalecimiento del sector agua y obra pública.

En tanto que la Legislatura también aprobó que las secretarías de Finanzas, de Comunicaciones y Obras Públicas del Gobierno del Estado de México, informen trimestralmente a la Legislatura sobre los proyectos y avances correspondientes, para verificar la aplicación correcta de los recursos provenientes del financiamiento.

Conforme a un reporte de deuda hasta el primer semestre, el saldo de los pasivos de la entidad con la banca comercial y de desarrollo era de 40 mil 400 millones de pesos.

De este monto, 13 mil 588 millones de pesos se deben a Banorte a 25 años; 13 mil 181 millones a Banobras, a 20 años; 10 mil 128 millones con BBVA a 25 años y con Santander, 3 mil 532 millones de pesos.

Proyectos pendientes

Es importante indicar que aún están pendientes por autorizar tres proyectos de infraestructura con el esquema de asociaciones público-privadas.

Tiene que ver con la construcción de dos cárceles, una en el municipio de Otumba y otra en Ixtapaluca, además de tener en óptimas condiciones más de 600 kilómetros de caminos de la zona sur del EdoMéx.

A decir del presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de los diputados de Morena Maurilio Hernández, tanto el endeudamiento como la solicitud de ambos proyectos aún es analizada y ninguna será aprobada “al vapor”.

Dijo que analizan la necesidad de adquirir la deuda de 7 mil 500 millones de pesos más, como solicitó el Ejecutivo en el proyecto de presupuesto 2020, así como los dos proyectos, motivo por el que se han reunido con el secretario de Finanzas Rodrigo Jarque, a quien le pidieron detalles de la obra pública que ejercerá con ese dinero y definir si realmente se necesita para consolidar los proyectos.

El morenista recordó que hace un par de meses le autorizaron un endeudamiento por mil 500 millones de pesos para obras en el Aeropuerto de Toluca, aunque la condición fue que los funcionarios estatales debían regresar a la Cámara para explicar la ejecución de este recurso.

Aunque es importante indicar que en noviembre del 2017, los anteriores diputados autorizaron al gobernador, Alfredo del Mazo a contratar 2 mil 800 millones de pesos de deuda a un plazo de 20 años para atender los daños provocados por el sismo del 19 de septiembre.

Deuda heredada

La deuda pública del Estado de México incrementó en por lo menos 10 mil millones de pesos durante el sexenio del ex gobernador Eruviel Ávila Villegas, pues la administración del ex presidente y también ex gobernador mexiquense Enrique Peña, dejó pasivos por 28 mil 271 millones, mismo que incrementaron en 38 mil 277 millones de pesos y que ahora superan los 40 mil millones de pesos, tras la reciente deuda.

La propia Auditoría Superior de la Federación revisó la deuda en la entidad y refirió que había registrado decrecimientos de 2008 a 2011, aunque desde el 2012 la tendencia fue creciente al registrar endeudamiento por 32 mil 258 millones hasta llegar a los casi 40 mil millones de pesos.

La instancia federal, advirtió que la entidad debía contener el ritmo de crecimiento de sus egresos, pues de seguir la trayectoria de crecimiento se podrían generar balances deficitarios.

La ASF señaló que Gobierno del Estado no tenía mucha flexibilidad para generar ahorro en sus finanzas públicas, al estar comprometido el 39.6% de sus ingresos en 2017 y el 43.0% en 2016, mientras que la mayor parte de los recursos recibidos se destinaron a gastos no etiquetados, sin incluir deuda pública.

Presupuesto 2020

De acuerdo al Paquete Fiscal 2020 entregado por hace unos días a los diputados y que tiene que ser avalado dentro de las siguientes semanas, se tiene previsto atender la Deuda Pública del Gobierno del Estado de México, la cual está regulada bajo la estructura del Fideicomiso Maestro, en este se prevé que el 7.1% de la Deuda Pública está contratada a tasa fija.

Asimismo, se consideran los Contratos de Intercambio de Flujos (Swaps) que sirven al 53.8% de la deuda, ambas opciones suman en conjunto el 60.9% de los créditos contratados que tienen cubierto el riesgo de variaciones abruptas en la tasa de referencia.

Por su parte, los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), tienen una fuente alterna de pago constituida con recursos del Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (ISERTP), los cuales también tienen contratado una garantía de pago oportuno con BANOBRAS por cada uno de los proyectos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió el 29 de agosto de 2019, la segunda evaluación del Sistema de Alertas, que refiere las obligaciones financieras de los gobiernos de las entidades federativas, en cumplimiento a lo dispuesto por distintos artículos de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, en la cual el Gobierno del Estado de México se ubicó en el rango “Bajo” y está clasificado con la categoría de “Endeudamiento Sostenible”.

Conforme al Ejecutivo, eso se ha logrado a través de la implementación de políticas públicas, permitiendo orientar los recursos públicos de forma eficaz sin exponer en algún momento el cumplimiento de los compromisos adquiridos, contando con una alta capacidad de pago de las obligaciones y permitiendo que la Entidad adquiera mayor confianza entre el sector inversionista.

Opiniones positivas

El gobierno presume en el documento del Paquete Fiscal que el presente año, las agencias internacionales tienen opiniones positivas de la calidad crediticia del Gobierno del Estado, como es el caso de Fitch Ratings que mejoró la calificación de largo plazo en escala nacional a “AA (mex)”, desde “AA- (mex)”.

Por su parte HR Ratings, Moody’s y S&P Global Ratings, durante el presente año, mantuvieron la calificación crediticia de gobierno, resultados de la evaluación crediticia realizada por HR Ratings confirman la calificación de largo plazo en escala nacional a “HR AA-”, Moody’s mantuvo su calificación en “A1.mx” y S&P Global Ratings en “mxA+”, con una perspectiva estable respectivamente, posicionándolo como la segunda mejor del país entre sus similares, lo que significa contar con una muy alta calidad crediticia para la entidad, impulsada principalmente por la aplicación de medidas de austeridad del gasto público, la generación de ahorro interno y la mejora financiera sostenida.

Argumento para la nueva deuda

El argumento para solicitar la nueva deuda es la desaceleración económica que se registra en el país y repercute en la entidad, principalmente en lo que tiene que ver con la generación de empleos, pues hace un año se reportaron 75 mil empleos y ahora solo 5 mil.

Deuda pasada

En noviembre del 2017, los anteriores diputados autorizaron al gobernador, Alfredo del Mazo a contratar 2 mil 800 millones de pesos de deuda a un plazo de 20 años para atender los daños provocados por el sismo del 19 de septiembre.

“Entregarán información de los programas específicos con sus montos, pero están dentro los dos teleféricos que es ampliar el de Ecatepec hacia Tlalnepantla, ampliar las redes del Mexibús en la zona oriente de Tecámac a Indios Verdes”: Maurilio Hernández, presidente de la Jucopo.

 

FOTO: noticiasestadodemexico.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *