Diputado Brasil Acosta reflexiona sobre los 66 años del voto femenino

Youssef Buendía Huerta

A propósito de la conmemoración de los 66 años del voto femenino, el diputado federal Brasil Alberto Acosta Peña, expresó que esta legislación es la legislatura de “la paridad de género”, la cual es un reflejo de la importancia de la participación de las mujeres en la vida social y política del país.

El también dirigente del Movimiento Antorchista en el Estado de México, expuso que la organización, propicia la inclusión y la no discriminación de género, asimismo, busca que, de acuerdo con sus capacidades, las mujeres adquieran tareas que les beneficien en su desarrollo personal y profesional.

Se privilegió el derecho paterno

Dijo que a partir del surgimiento de la propiedad privada, se discriminó a las mujeres y se privilegió que el varón contara con un reconocimiento de sus hijos para poder garantizarles una herencia de sus bienes “entonces se privilegió el derecho paterno sobre el derecho materno y se excluyó a las mujeres y se les discriminó”.

El también economista, señaló que las mujeres no solo deben librar una lucha económica, ya que esta liberación es mejor dicho una explotación de su fuerza de trabajo por el Capital.

El derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto de adición al artículo 115 para permitirles la participación como votantes y como candidatas, quedando establecido que: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

Fue el 17 de octubre de 1953, una vez superado el trámite legislativo, el Presidente Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena. En las elecciones federales de 1955, las mujeres acudieron por primera vez a las urnas a emitir su voto.

Garantiza gabinetes paritarios

Actualmente, México es el cuarto país a nivel mundial con mayor número de mujeres en el Congreso y el primer lugar dentro de las 15 economías más grandes del mundo, esto resultado de la aprobación de la Reforma Constitucional de Paridad de Género, que garantiza gabinetes paritarios en los tres niveles de gobierno, en los órganos autónomos y en el poder judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *