Economía preocupante

Martha González

Las condiciones económicas en el país y, por supuesto, en el Estado de México, no están nada bien, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que “vamos bien”.

El sector empresarial dice que privan la preocupación y el desconcierto, por lo que están todos los sectores contraídos, sin invertir lo que podrían y con recortes de personal.

Mientras, en el sector gubernamental siguen sin fluir los recursos en forma normal y los despidos, en todos los niveles, no se detienen.

Ya vimos en días pasados a un grupo de empleados municipales despedidos reclamar directamente al presidente, a quien no le hizo gracia alguna el asunto.

Lo cierto es que los indicadores son preocupantes en el nivel nacional y van hacia peor. La preocupación de los empresarios las comparten los ciudadanos y los precios de la mayoría de los productos aumentan sin explicación.

El ciudadano común empieza a sentir que algo pasa y no es bueno.

Ya López Obrador y su gabinete necesitan empezar a dar soluciones para estabilizar el barco, porque aunque no ha pasado ni un año de gobierno, los estragos son de llamar la atención.

Es decir, todo inicio de gobierno tiene cierta inestabilidad que es de esperarse por la transición y los ajustes.

Era obvio que este cambio sería mucho más drástico, pero no tenía porqué ser negativo, en especial para la economía.

Para colmo, la delincuencia común y la violencia por el narco arremeten contra los ciudadanos todos los días, lo que nos pone a los ciudadanos en situación de vulnerabilidad grave.

La violencia nos ha golpeado por demasiado tiempo, las cifras son escalofriantes y en muchas formas explican la desarticulación de la sociedad mexicana que hoy enfrentamos.

Resulta que hay 40 mil personas desaparecidas, más de mil fosas clandestinas y 26 mil cuerpos sin identificar en los forenses de todo el país. Lo peor es que estas son cifras conservadoras, porque difícilmente alguien podrá aportar números precisos. Es decir, hay familias enteras que han desaparecido a las que nadie busca y, por ende, no estarían en este conteo.

Esta es una parte de la tragedia de nuestro país ante la violencia de todo tipo a la que hemos sido sometidos de manera sistemática por demasiados años.

Así las cosas, son demasiados frentes abiertos y ya necesita el gobierno federal un golpe de éxito, un punto positivo para cerrar el año, o se le puede complicar el inicuo del 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *