EdoMéx hacia la actualización en manejo de basura

Toluca 

Laura Velásquez 

En noviembre del año pasado, en el Estado de México a través de la Secretaría de Medio Ambiente (SMA) publicó en Gaceta de Gobierno adecuaciones jurídicas relacionadas con el manejo integral de residuos, estas implicarán la aplicación de tecnologías para aprovechar y tratar adecuadamente residuos sólidos, por lo que sin excepción, los 17 rellenos sanitarios actuales que hay en la entidad tienen un periodo de dos años a partir de la publicación de la normativa para convertirse en Centros Integrales de Residuos (CIR), es decir, el plazo se cumple en noviembre de 2021 y si no cumplen, estos espacios serán clausurados, el objetivo es que los residuos que lleguen a estos centros sean tratados y aprovechados.

Los residuos sólidos son la basura que resulta a diario en las casas, comercios, oficinas y servicios, esto también incluye a los residuos de la actividad industrial y hospitalaria. Es decir, todos los residuos que se generan en una ciudad o pueblo.

Sociedades en desarrollo sin controlar generación de residuos

Sin embargo, la mayoría de las sociedades modernas que están en pleno desarrollo, lo hacen sin controlar adecuadamente todas las presiones ambientales generadas sobre su entorno. Este desarrollo se ha forjado mediante procesos y actividades que llevan implícitos la producción de una gran cantidad de residuos. Las pautas de consumo y la actividad económica dan lugar al aumento de la generación de residuos y de los problemas derivados de su inadecuada gestión, sin que se produzca el desacoplamiento entre crecimiento económico y producción de residuos. La generación total de residuos sólo se ha disociado del crecimiento económico en un número limitado de países.

Datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), señalan que en México se generan diariamente 102 mil 895 toneladas de residuos, de los cuales, se recolectan 83.93% y se disponen en sitios de disposición final 78.54% y se recicla solo el 9.63% de los residuos generados.

En el país, predomina el manejo básico de los residuos sólidos que consiste en recolectar y disponer los residuos en rellenos sanitarios, desaprovechando aquellos residuos que son susceptibles a reincorporarse al sistema productivo, lo que disminuiría la demanda y explotación de nuevos recursos, a diferencia de países como Suiza, Países Bajos, Alemania, Bélgica, Suecia, Austria y Dinamarca; donde la disposición final de los residuos es de menos del 5% en rellenos sanitarios.

El Artículo 10 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos establece que los municipios tienen a su cargo las funciones de manejo integral de residuos sólidos urbanos, que consisten en la recolección, traslado, tratamiento, y su disposición final, pero, la realidad de los municipios es que se enfrentan a diversas circunstancias que en muchos casos se escapan de sus capacidades técnicas y financieras, debido a la dificultad de contar con personal capacitado, de adquirir o comprometer recursos financieros que den certeza a las inversiones del sector privado y por el corto tiempo de las administraciones municipales, lo que conlleva a la ruptura de la curva de aprendizaje y por ende a una falta de continuidad en las acciones y proyectos que garanticen una gestión integral de los residuos sólidos urbanos.

En el año 2010, cerca del 44% de los residuos sólidos producidos en el planeta correspondieron a los países con las economías más desarrolladas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En el caso de Latinoamérica y el Caribe, contribuyeron con el 12% del total, detrás de los países que integran las regiones del Pacífico y del este de Asia.

En México, según la cifra más reciente publicada en 2015, la generación de residuos sólidos alcanzó 53.1 millones de toneladas, lo que representó un aumento del 61.2% con respecto a 2003, si se expresa por habitante, alcanzó 1.2 kilogramos en promedio diariamente en el mismo año.

El aumento en la generación de residuos sólidos urbanos puede explicarse como resultado de múltiples factores, reconociéndose entre los más importantes el crecimiento urbano, el desarrollo industrial, las modificaciones tecnológicas y el cambio en los patrones de consumo de la población, entre otras. En México, como en el caso de muchos otros países, el crecimiento de la generación marcha a la par del gasto del consumo final privado2 y el PIB nacional. Puesto en términos sencillos, esta relación que se ha observado también en otras regiones del mundo, se traduce en que a mayores niveles de consumo se produce un mayor volumen de residuos. En el caso mexicano, entre 2003 y 2015, el producto interno bruto (PIB) y la generación de residuos crecieron prácticamente a la misma tasa (alrededor de 2.77% anual).

Para el caso del Estado de México se generan 17 mil toneladas diarias de residuos exclusivos de hogares mexiquenses, aunado a las 10 mil toneladas más que se generan de la Ciudad de México.

La directora General de Manejo Integral de Residuos de la Secretaría de Medio Ambiente de la entidad, Susana Libien Díaz González, precisó que la adecuación se realizó al artículo 126 de la Constitución Local que permite que en convenio con los municipios crear regiones ambientales y centros regionales de residuos, a partir de estos, establecieron mecanismos para establecer Centros Integrales de Residuos (CIR), por lo que la norma 20 establece la forma de operar y cómo se realizará la transformación de los rellenos sanitarios actuales en Centros Integrales de Residuos.

¿Qué son los CIR?  

Libien Díaz González, explicó que en estos lugares se realiza el aprovechamiento o tratamiento de residuos, por lo que señaló que, con esta adecuación a la norma, todos los rellenos sanitarios tienen dos años para convertirse en Centros Integrales de Residuos (CIR), por lo que los nuevos proyectos no serán autorizados como rellenos sanitarios sino cuentan con adecuadas instalaciones para el tratamiento y aprovechamiento de los residuos.

“Tienen que evolucionar los rellenos sanitarios, ya no se trata de enterrar residuos sino de tratarlos o aprovecharlos”, dijo.

Señaló que este tratamiento puede ser químico, físico, biológico e incluso, de generación de energía, mientras que en el aprovechamiento a través del reciclado para crear productos y lo que implica la valorización de los residuos.

Modelo de Economía Circular

Externó que esta transición forma parte de un nuevo modelo de Economía Circular que se relaciona con el reciclado, reducción y el reúso que se dé a los residuos, por esta razón, en un plazo de dos años los rellenos sanitarios que no cumplan con lo establecido en la norma y se conviertan en Centros de Integración de Residuos se clausurarán.

Destacó que en la actualidad se prohíbe la instalación de rellenos sanitarios en el Estado de México debido a que parten de la modalidad de que los residuos deben ser tratados y aprovechados. En el territorio mexiquense hay 17 rellenos sanitarios que cumplen al 100 por ciento con las normas, 6 están en proceso de cumplirla y 5 que están en vías de iniciar el proceso. Estos espacios tienen instalaciones, se manejan adecuadamente, pero requieren estar dictaminados ante una unidad de verificación avalada por la Entidad Mexicana de Acreditación.

Recordó que este tipo de Modelos de Economía Circular se aplican en Europa, por lo que el Estado de México es la entidad pionera en impulsar este modelo para el tratamiento de los residuos. Indicó que los dueños u operadores de los rellenos sanitarios tienen reuniones que se realizarán de manera bimestral con integrantes de la Dirección General de Residuos Sólidos para dar seguimiento a la normativa, funcionamiento además de visitas de verificación, agregó que están próximos a realizar la primera reunión, no obstante, recordó que esta norma estatal ambiental se trabajó conjuntamente.

Reconoció que transitar de relleno sanitario a Centro de Integración de Residuos implica la inversión de la iniciativa privada debido a que requerirán de tecnología de punta. Mientras que en el caso de la Norma 21 referente a las características que deben tener las emisiones a la atmósfera de aquellas instalaciones que manejen como combustible a los residuos.

Indicó que esta norma es importante porque al implicar tecnologías no quieren que en el Estado de México se traiga tecnología de segunda mano o de otras latitudes en donde se desmantelen plantas y se instalen en la entidad, puesto que esto podría denotar el nivel de calidad de la tecnología que se requiere.

“La norma 21 va interrelacionada con el tipo de inversión que queremos que llegue al Estado, con tecnología de punta y la más moderna, para proteger la salud de los mexiquenses y que los residuos estén tratados adecuadamente”, dijo.

Beneficios

Precisó que, la aplicación de esta tecnología para transitar hacia los Centros Integrales de Residuos dejará que ya no se entierren pasivos ambientales porque finalmente generan metano, lo que se pretende es disminuir el número de residuos que llegan a rellenos sanitarios, crear producto, reciclarlos y retornen como materia prima a la industria.

Al impulsar que se aplique tecnología en los Centros Integrales de Residuos fomentarán la inversión económica, el empleo, por esta razón, todos los rellenos sanitarios que hay en la entidad deben entrar a esta normativa y los nuevos no pueden autorizarse sino son centros Integrales de Residuos, reafirmó.

“Si nosotros modificamos nuestros hábitos de consumo y generamos menos residuos tendríamos que preocuparnos por un problema menor”, dijo.

El 21% de los municipios han publicado algún instrumento regulatorio para el sector de los residuos sólidos urbanos, el 5.4% cuentan con estudios para determinar la composición de sus residuos y el 4.7% tienen estudios de generación mientras que el 4.6% ha publicado su Programa Municipal para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos. Las cifras revelan que el 66% de los residuos recolectados se dispone en un relleno sanitario, el 8% en rellenos de tierra controlados y el 20% en tiraderos a cielo abierto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *