En Edoméx COVID-19 convirtió el Día de las Madres en pérdidas millonarias

Toluca

El sector restaurantero, servicios y comercio, los más afectados por la pandemia.

Karina Villanueva

La contingencia por COVID-19, el 10 de mayo, Día de las Madres, ocasionó una celebración diferente y atípica, no solo para quienes año con año son festejadas en su día, sino para diversos sectores de la economía, que, ante el cierre de establecimientos y comercios no esenciales, sufren las afectaciones en una de las fechas que, suele ser de las mejores del año para generar derrama económica.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) estimó que, en el Estado de México se dejaron de percibir aproximadamente 4 mil millones de pesos.

El presidente de Canaco Valle de Toluca, Felipe Chemor Sánchez, refirió que, el Día de las Madres del año pasado dejó una derrama económica de 4 mil 994 millones de pesos en los negocios formalmente establecidos, lo cual representó un incremento del 3 por ciento respecto a la derrama del año 2018.

Este año, lejos de esperar un incremento o al menos un aproximado en las cifras, estimó una derrama económica de mil millones de pesos, monto generado por las ventas en línea, especialmente de tiendas departamentales.

Señaló que en años anteriores los rubros de restaurantes, flores, regalos en general, perfumería, joyería, cosméticos y accesorios para dama; así como telefonía, electrónicos y electrodomésticos son giros que reportaban las mayores ganancias; sin embargo, debido a la pandemia por COVID-19, este año las ventas fueron mínimas.

En este sentido precisó que restaurantes, tiendas departamentales, agencias de viajes y lugares de esparcimiento tuvieron un 10 de mayo sin ventas presenciales.

“Para este año teníamos expectativas muy altas para el Día de las Madres, considerando que fue domingo, día que se prestaba para tener reuniones, lo que implicaría la compra de regalos, así como asistir a algún restaurante o realizar actividades en familia, pero no fue así”.

Datos del Consejo Estatal de Población (Coespo) señalan que, más de 4 millones 586 mil 800 mujeres son madres, mismas que representan el 54.91 por ciento del total de la población femenina estatal. Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el promedio de hijos que tiene una mujer mexiquense al finalizar su etapa reproductiva es de 1.82.

Día de las Madres atípico

Los tradicionales festejos quedaron de lado, y los llamados para aplicar las medidas de distanciamiento social, implementadas desde el 23 de marzo por los tres órdenes de gobierno, fueron constantes y repetitivos, y pese a que muchos de los ciudadanos aún permanecen incrédulos ante la contingencia por coronavirus, la mayoría de la población decidió dejar las celebraciones para una mejor ocasión.

“En un 10 de mayo normal salíamos con mis hijas a comer, siempre me invitan y nos vamos todos en familia a algún restaurante bonito, vamos con mi esposo, mis nietos, mis bisnietos, pero este año no se pudo por lo del coronavirus, pero está bien, es mejor estar con salud a estar enfermos. Yo les dije a mis hijas que el mejor regalo que me pueden dar es cuidarse y cuidarme también, ya habrá más tiempo para festejar cuando pase todo esto”, afirmó María García, de 70 años de edad.

Sector restaurantero

El presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes (Asbar) del Estado de México, Patricio González Suárez, informó que las primeras estimaciones arrojan que, solo se generó el 10 por ciento de las ventas registradas en 2019. Cuando se tuvieron ganancias cercanas a los mil millones de pesos para los establecimientos dedicados a la venta de alimentos y bebidas.

“Esperamos pérdidas significativas para los negocios que pudieron mantener abiertas sus puertas durante la contingencia. A diferencia de los años anteriores, ahora no pudimos abrir para recibir y consentir a las madres como se merecen, así que solo pudimos ofrecer comida para llevar y a domicilio. El 10 de mayo es considerado la cereza del pastel para el sector, pues, sin importar la situación económica de las familias, las madres siempre son celebradas, pero ahora debimos respetar la restricción”.

Comentó que, por lo general, el 88 por ciento de los mexicanos festejan a las mamás, haya poco o mucho dinero, y que una de las opciones tradicionales era invitarla a comer fuera de casa.

González Suárez refirió que en el Día de las Madres se generaba un ticket promedio de 300 a 500 pesos por familia, dependiendo del establecimiento, por lo que reiteró este año, las pérdidas son considerables, ello además de los miles de meseros, que dejaron de recibir propinas.

De acuerdo con datos deI INEGI, en el Estado de México, existen más de 76 mil unidades económicas dedicadas a la venta de alimentos y bebidas, que generan 360 mil empleos directos e indirectos, mismos que se encuentran fracturados o en pausa desde que inició la contingencia por COVID-19. Actualmente el 90 por ciento de los establecimientos del sector se encuentran cerrados.

Floricultores con pérdidas de 500 mdp

Otro de los sectores afectados por la contingencia de COVID-19 es el dedicado a la producción y comercialización de flores, mismo que en el Estado de México calculó una pérdida de 500 millones de pesos el Día de las Madres.

Eduardo Reyes Escamilla, encargado de los asuntos agropecuarios del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM) señaló que el fin de semana se logró la venta únicamente del 40 por ciento de las ventas esperadas. Recordó que, en la entidad hay registro de 15 mil productores de flor y 17 mil hectáreas en promedio, dedicadas a dicha actividad, con una producción anual de 100 millones de tallos.

Por su parte, Salomón García, presidente de la Asociación de Floricultores de Villa Guerrero, señaló que, desde que inició la contingencia, las ventas de flores cayeron en un 80 por ciento, afectando a cerca de 25 mil productores de los municipios de Villa Guerrero, Coatepec Harinas y Tenancingo.

“El 10 de mayo, junto con el 14 de febrero y Día de Muertos son las fechas fuertes para nosotros, pero, así como vemos la situación, este año va a ser solo de perdidas, quisiéramos pensar que en noviembre ya vamos a estar bien, pero no sabemos qué va a pasar”, señaló Ángel Sandoval, vendedor de flores, quien mencionó que, desde hace semanas, han “malbaratado” las flores para al menos tener algunos ingresos al tiempo que lamentó que hay consumidores que las han regateado, pese a su bajo costo.

Proponen posponer celebración

Debido a que este 2020, los festejos no fueron los tradicionales, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, sugirió que los festejos por el Día de las Madres se pospusieran hasta el 10 de julio, para evitar el contagio de COVID-19. Al respecto, ha habido voces a favor y en contra.

“El Día de las Madres es el 10 de mayo, poner otra fecha no sé si será lo mejor, creo que lo importante, más allá de regalos o salidas a algún lugar, es que nuestros hijos nos demuestren todos los días su cariño, así como lo hacemos nosotras. El festejo puede ser cualquier día, o celebrarnos todos los días”, comentó Ángeles Cuenca, madre de tres hijos, quien comentó, no la visitaron porque ella misma se los pidió.

En este sentido, representantes de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), señalaron como viable la idea de posponer la celebración, incluso hasta el 10 de octubre, para tener afluencia de comensales –haciendo alusión al décimo día del mes número 10-.. Al respecto, el presidente de Asbar en la entidad, Patricio González, consideró que la propuesta no es mala; sin embargo, dijo es una decisión que deberá esperar, al menos hasta que haya claridad sobre el fin de la emergencia sanitaria.

“Las propuestas están, pero tenemos que ver lo que va pasando con la contingencia del COVID-19, no sabemos si en junio o en julio ya podamos estar trabajando al 100% en los restaurantes o si vamos a ir regresando a la normalidad de forma paulatina. Re agendar el Día de las Madres no es una mala propuesta ni mucho menos, posteriormente tomaremos una decisión al respecto, para que las familias puedan salir a disfrutar”.  

Panteones cerrados

Quienes acostumbraban a visitar panteones el 10 de mayo tendrán que esperar a las semanas o meses subsecuentes, pues en la mayoría de los municipios del territorio mexiquense, dichos espacios cerraron sus puertas. Entre los que implementaron estas medidas se encuentran Toluca, Metepec, Naucalpan, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli. El cierre de panteones en Naucalpan inició desde el 8 de mayo y permanecerá así hasta el 15 de mayo; en el caso de Cuautitlán Izcalli las puertas de los cementerios no están abiertas desde el 1 de mayo. En Toluca, prevén reabrirlos una vez que pase la contingencia sanitaria.

Músicos no llenaron de alegría los hogares

Otro de los sectores que resultó afectado por el cierre de establecimientos y las medidas de sana distancia, fue el de los músicos; habitualmente los servicios de tríos o mariachis eran contratados para amenizar los festejos, en esta ocasión no fue así.

Carlos Campirán, integrante del Mariachi La Voz de México, del municipio de Calimaya, relató que, en un 10 de mayo normal llegaban a generar ingresos por más de 20 mil pesos, ello por los servicios de la noche previa y del Día de las Madres; detalló que, un paquete básico con cinco elementos les dejaba 5 mil pesos la hora; de seis a ocho elementos, de 2 mil 600 a 3 mil pesos; mientras que, el paquete completo con 10 elementos, dejaba ganancias por 3 mil 800 pesos la hora.

“Era uno de los mejores días para nosotros, ya sea que fuéramos a las casas, nos contrataban en los restaurantes, para comidas familiares o incluso nos llevaban al panteón, pero ahora, si bien nos fue, un servicio y eso con el mínimo de integrantes para respetar la sana distancia. El año pasado, desde una semana antes teníamos la agenda llena, ahora no hubo gente en las calles, no hubo fiestas, todo estuvo cerrado ¿Cómo podríamos trabajar así?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *