Floricultores optan por cultivo de verduras 

Tenancingo 

Laura Velásquez 

Desde antes que iniciara la pandemia por el COVID-19, los floricultores del municipio de Tenancingo tenían problemas para vender sus productos debido a que iniciaba la Semana Santa. Después de cuatro meses de mínimos o nulos ingresos, han tenido que cambiar la actividad o combinarla, en los terrenos donde antes había flores, en la actualidad hay hortalizas, aseguran que la venta de verduras en la actualidad, les deja más ingresos sobre todo para comer y pagar gastos corrientes, esto mientras se reactiva la venta de flores. 

Tal es el caso de Óscar Ramírez, floricultor desde hace 5 años y padre de familia. Mencionó que desde marzo pasado la actividad florícola cayó al mínimo, se juntó la Semana Santa y la pandemia, eso provocó que de 500 paquetes de rosas que a la semana formaba, solo vendiera una cuarta parte, todo lo demás tenía que hacerlo composta, pues ya no servía. Como la actividad se redujo, optó por reconvertir algunas tierras que serían utilizadas para plantar más plantas para flores, esos espacios ahora tienen lechugas, rábanos, chiles manzanos, jitomates, cebollas, acelgas, epazote, cilantro y demás verduras. 

Ingresos extras 

Mencionó que la necesidad de obtener ingresos para mantener a su familia, lo obligó a postergar la plantación de flores para sembrar semillas, que después de un mes, se dieron y ello, ha dejado algunos ingresos extras, además de que utiliza algunas piezas para la comida, indicó. 

Comentó que por el momento, las verduras que ha sembrado le han generado al menos dos cajas de cada producto a la semana. Éstos se pueden vender con los vecinos, en el mercado local o entre familiares y pese a que las ganancias no son iguales a las que deja la venta de flores, de alguna manera les ayuda a pagar gastos del hogar o comer. Esto, mientras avanza y se reactiva la economía ya que planea continuar como floricultor. 

Pueden combinar la actividad 

Otro caso fue el de Angélica Márquez, floricultora desde hace 20 años, abuela y madre de familia. Ella reconoció que ver tiradas las flores que con mucho trabajo cultiva, es muy deprimente puesto que hubo días en los que no tenían “ni para el pasaje”, los ingresos se redujeron y ante la falta de clientes, decidió sacar parte de sus ahorros e invertirlos en adquirir verduras y algunas frutas. Reconoció que ha tenido que utilizar terrenos que antes tenían flor de lilies y azucenas para sembrar árboles de limón, aguacate y algunas matas de chiles manzanos. 

Ambos coinciden que han vendido sus productos en bolsas de un kilo o cajas. Estimaron que las ventas de verduras son consecutivas, a la semana de todo lo que venden reciben hasta 3 mil pesos o más, todo depende del clima y de cuánto recolecten. Afortunadamente, coinciden que pueden combinar la actividad y al mismo tiempo, obtener recursos. 

Opción accesible 

La venta de frutas y verduras de temporada fueron una de las opciones más accesibles para quienes se quedaron sin empleo o vieron sus ingresos afectados por las medidas restrictivas ante la emergencia sanitaria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *