Hostigamiento y acoso sexual: delitos comunes, pero no denunciados

Hostigamiento y acoso sexual: delitos comunes, pero no denunciados

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endhire) 2016, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), nueve de cada diez mujeres violentadas en México no denuncian a su agresor por la vía legal.

Karina Villanueva

“Honestamente nunca me pasó por la mente denunciar el acoso que sufrí durante dos años. No sabía ni siquiera si era un delito o solo se trataba de una conducta machista, estamos tan acostumbrados a normalizar las agresiones que lo único que hice fue aguantar las insinuaciones de mi agresor, hasta que ni pude más y mejor renuncié a mi trabajo. ¿Qué porqué aguante tanto? Porque soy madre soltera y tengo un hijo a quien mantener”.

Este es el testimonio de “Norma” quien relató a este medio de comunicación el acoso sexual que sufrió hasta hace unos meses por parte de su jefe inmediato, ello en una oficina de Gobierno donde se desempeñaba como secretaria. Mencionó que se arrepiente de no haber acudido a las instancias correspondientes a denunciar al acosador, pues dijo, esta conducta probablemente será replicada hacia más mujeres que lleguen a dicha dependencia.

El caso de Norma solo es uno de los cientos que se quedan sin que pase nada, pues al no existir una denuncia formal, no existe manera de castigar a los responsables.

Las penas por acoso y hostigamiento sexual

El Código Penal del Estado de México establece en su artículo 269 que comete el delito de hostigamiento sexual, quien con fines de lujuria asedie a persona de cualquier sexo que le sea subordinada, valiéndose de su posición derivada de sus relaciones laborales, docentes, domesticas o cualquier otra que implique jerarquía.

Este delito tiene un castigo de seis meses a dos años de prisión, o de 30 a 120 días multa.

Asimismo, en su artículo 296-BIS, establece que comete el delito de acoso sexual quien con fines de lujuria asedie reiteradamente a una persona de cualquier sexo, aprovechándose de cualquier circunstancia que produzca desventaja, indefensión o riesgo inminente.

De igual forma incurre en acoso sexual quien «sin consentimiento del sujeto pasivo y con propósitos de lujuria o erótico sexual, grabe, reproduzca, fije, publique, ofrezca, almacene, exponga, envíe, transmita, importe o exporte de cualquier forma, imágenes, texto, sonidos o la voz, de una persona, sea en forma directa, informática, audiovisual, virtual o por cualquier otro medio».

Además, señala, comete también el delito de acoso sexual quien con fines de lujuria asedie reiteradamente a cualquier persona, sin su consentimiento, en lugares públicos, en instalaciones o vehículos destinados al transporte público de pasajeros.

Las penas van de uno a cuatro años de prisión y de 100 a 300 días de multa, pero si la víctima fuera menor de edad o no tenga la capacidad para comprender el significado del hecho o de resistirlo, la pena se incrementará en un tercio. Si el sujeto activo del delito es servidor público, además de las penas previstas, se le inhabilitará para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público de uno a tres años.

Casos en el Estado de México

Según datos proporcionados por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), en el primer trimestre del año 2019, se contabilizan 466 carpetas de investigación iniciadas por dichos delitos: Hostigamiento sexual 78 denuncias y Abuso sexual 388 denuncias

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señala que tan solo en el mes de febrero el Estado de México se coloca en el sexto lugar de incidencia a nivel nacional por dichos delitos.

Asimismo, en el apartado de delitos contra la libertad y la seguridad sexual registra, en los dos primeros meses del año, 64 casos de acoso sexual y 15 de hostigamiento sexual, un total de 79.

A estos datos se les debe sumar la denominada “cifra negra”, es decir, el número de hechos que sí se realizan, pero que no son denunciados.

El 90% de las mujeres no denuncian

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endhire) 2016, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 66.1% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años ha sido víctima de violencia alguna vez en su vida. El 49% de las mujeres en ese rango de edad ha recibido violencia emocional, mientras que el 41.3% ha experimentado violencia física; sin embargo, nueve de cada diez mujeres violentadas en México no denuncian a su agresor por la vía legal.

Según la Endhire, la razón fundamental por la que las mujeres violentadas no denuncian a sus agresores fue porque no sintieron una afectación permanente como resultado de la agresión, aunado al miedo que les generan las posibles consecuencias de esa denuncia, como amenazas por parte de los denunciados, o incluso nuevas y mayores agresiones.

Sobre los datos de esta misma encuesta, del total de las mujeres violentadas en México, solamente 11.1% denuncian y de ellas, el 2% obtienen una respuesta positiva a partir de su denuncia, ello significa que solamente dos de cada 100 mujeres víctimas de violencia en México reciben justicia.

Expertos señalan que en la mayoría de los casos el problema no es que las agredidas no quieran denunciar, sino que tienen miedo a levantar dicha denuncia.

¿Dónde denunciar?

Según servidores públicos de la FGJEM, la denuncia contra estos delitos lleva el mismo proceso que cualquier otro ilícito, para presentar una denuncia e iniciar una carpeta de investigación es necesario acudir ante las oficinas especializadas en atención a delitos de violencia contra la mujer, o ante el Ministerio Público, si es menor de edad, la victima debe ir acompañada de un tutor.

#MeToo y #MeTooUAEMéx

Hace unas semanas surgió en redes sociales, especialmente en Twitter, el movimiento #MeToo, #MeTooAcademicosMx y #MeTooUAEMéx, mismos en los que se expuso a los supuestos agresores y acosadores de cientos de mujeres que decidieron levantar la voz a través de dicha plataforma.

#MeTooAcademicosMx dio la pauta para que cientos de acosados y acosadas empezaran a denunciar los actos de este tipo a nivel nacional: “Se busca visibilizar a presuntos agresores y acosadores (también mujeres) dentro de la academia. Manda un mensaje y haremos la denuncia anónima”.

De ahí surgió, tres días después, el #MeTooUAEMéx, espacio para denunciar los actos por el estilo cometidos en los planteles de la Universidad Autónoma del Estado de México: “Sí se lo hacen a una, nos lo hacen a todas. Me Too UAEMéx surge como un espacio seguro, que propone visibilizar lo que por años se ha invisibilizado”.

Desde que se puso en marcha la cuenta para exponer a los acosadores de la Autónoma mexiquense, alumnas, ex alumnas, alumnos y docentes rompieron las redes; sin embargo, no en todos los casos para externar o manifestar una denuncia, hay casos donde quienes se atreven a levantar la voz son juzgadas, cuestionadas, y se les lanzan frases como: no te creo.

Los expertos señalan que la desconfianza, descalificación, duda y juicio sobre quienes se atreven a alzar la voz no son más que conductas machistas –tanto de hombres como de mujeres- a quienes se les hace más fácil juzgar y/o calificar, que ayudar o apoyar.

“El #MeToo está sucediendo por una cosa muy sencilla: el sistema les falló completamente a las ciudadanas. Estas mujeres han tenido que recurrir a decir públicamente ‘pasó esto’ porque saben que legalmente no va a pasar absolutamente nada”, afirmó Lilia Hernández, alumna de la Facultad de Psicología, espacio repetitivo en las denuncias a través de Twitter.

Denuncia, la única vía

Al respecto la doctora, Itzel Hernández Lara, coordinadora de la especialidad de Género, Violencia y Políticas Públicas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEMéx, afirmó que la única vía para que haya castigo contra los responsables es la denuncia.

En entrevista, dijo que el auge de movimientos como el #MeToo obedece al boom que han tenido las redes sociales para la discusión de distintos fenómenos sociales.

Comentó que la dinámica de comunicación de las redes permite que las denuncias sobre delitos como acoso y hostigamiento sexual sean anónimas.

“Por la gran visibilidad que tienen y por el alcance que tienen cobran mucha relevancia para poner en la mesa debates que son de actualidad e importancia y el seguimiento que se le tiene va dando cuenta de la relevancia de las problemáticas sociales que se abordan”.

La investigadora puntualizó que al interior de la Autónoma mexiquense se cuenta con protocolos y mecanismos institucionales legales para poder llevar a cabo procedimientos administrativos para atender y castigar este tipo de delitos.

“Hay que promover acciones y pensar en hacer uso de las distintas instancias existentes para poder prevenir, atender y sancionar el acoso y el hostigamiento sexual; la forma en la cual se podría atender es a través de los mecanismos que hay en Universidad, y que no es a través de las redes como se pueden activar”.

Hernández Lara precisó que es necesario fomentar la cultura de la denuncia, pues muchas veces, hay víctimas que prefieren evitar el tema y deciden ya no darle seguimiento.

¿Quién comete acoso sexual?

Comete el delito de acoso sexual quien con fines de lujuria asedie reiteradamente a una persona de cualquier sexo, aprovechándose de cualquier circunstancia que produzca desventaja, indefensión o riesgo inminente.

Cifras a destacar

Datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endhire) 2016, realizada por el INEGI, el 66.1% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años ha sido víctima de violencia alguna vez en su vida. El 49% de las mujeres en ese rango de edad ha recibido violencia emocional, mientras que el 41.3% ha experimentado violencia física.

“Estamos en un contexto en donde las redes cobran importancia como un vehículo para promover discusiones, generar una serie de debates y hacer señalamientos de diversas temáticas principalmente por la inmediatez que generan”: Itzel Hernández Lara, coordinadora de la especialidad de Género de la UAEMéx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *