La realidad feminicida del EdoMéx

Martha González

Ayer finalmente tanto autoridades municipales como estatales aceptaron que la semana pasada fueron encontrados en Toluca, en Villa Santín, dos cadáveres más, en el mismo sitio donde localizaron el cuerpo sin vida de Jessica “N”.

Aún no determinan de manera oficial que se trate de mujeres, aunque todo indica que es así y las filtraciones de información en ese sentido no paran desde el día del hallazgo.

Es horroroso pensar en que podríamos toparnos los mexiquenses con otra historia de un asesino en serie, pero ahora en Toluca y no se trata de especular al respecto.

Sin embargo, este fin de semana se registraron al menos ocho casos de mujeres asesinadas, más una niña y dos cadáveres cuyo sexo aún están por especificar en la fiscalía.

Lo cierto es que la situación es grave. Ayer mismo la Codhem emitió un pronunciamiento pidiendo a las autoridades intervenir para frenar la violencia de género. En el documento señala el ombudsman mexiquense que nuestra entidad está en segundo lugar en feminicidios, sólo después de Veracruz.

Mientras tanto, el Estado de México acumula ya dos alertas de género, la segunda por desaparición, durante las cuales los municipios han sido omisos en la resolución de este problema, incluso los integrados a las alertas.

Como ejemplo, recordemos que la mayoría se han negado a aceptar la recomendación general del ombudsman mexiquense en relación a la necesidad de aplicar medidas para prevenir y frenar la violencia de género.

Es claro que tenemos un problema y no sólo es evidente, sino que también es oficial.

También hay que decir que el gobierno mexiquense ha hecho un esfuerzo, no sólo en materia de justicia, donde ya se han presentado detenciones y se han conseguido condenas, de las más altas del país, sino también desde el punto de vista administrativo.

Se han creado células de atención a la violencia de género en todas las instituciones gubernamentales.

Se han cumoludo todos los requerimientos incluidos en la primera Alerta de Género y ya trabajan en los de la segunda.

El problema es que aún no es suficiente. Es urgente tener resultados claros para detener la violencia contra las mujeres en el Estado de México y, si bien es un asunto que se relaciona con la cultura machista que prevalece en la entidad, en lo que todos debemos participar para cambiar, también es necesario que el gobierno estatal lidere una amplia campaña que ponga sobre la mesa la gravedad del tema en la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *