La Revuelta de los Justos

La nueva justicia laboral en México.

Estamos viviendo uno de los cambios en materia de justicia en nuestro país, que desde mi perspectiva es de mayor urgencia. Esto, por la histórica corrupción que la envuelve, los años que representan sus juicios, el abuso que ha existido por parte de sus intervinientes y la desigualdad que ha imperado en la misma.

Me refiero a la justicia laboral.

En esta ocasión me enfocaré en su aspecto más cruento, el que viven tanto empleados y empleadores que han llevado algún litigio ante una junta, de las llamadas de conciliación y arbitraje, y que llevan años sin tener aun una resolución o laudo, pero que además son en muchas ocasiones guiados por “litigantes” que ni siquiera son licenciados en derecho y en muchos casos provocan verdaderas extorsiones.

Históricamente la justicia laboral ha sido olvidada. Y hago esta afirmación simple y sencillamente porque han pasado casi 100 años desde que se estableció el sistema de “juntas de conciliación y arbitraje”. Sistema que tenía como finalidad de resolver de manera rápida y poco formal los conflictos derivados de la aplicación de la legislación laboral.

Basadas en la ideología del tripartismo en su composición al tener representación de empresarios, gobierno y trabajadores, estas juntas pretendían dar una voz de peso a los empleados en los criterios de resolución de los conflictos laborales.

Con una jurisdicción federal derivada de las actividades que se encuentran bajo regulación directa del gobierno federal, así como local por la naturaleza de las actividades objeto de su competencia, estos organismos que dependen del poder ejecutivo resuelven diversas problemáticas relacionadas con la “vida” laboral tanto colectiva como individual, como lo es declarar o no legal un emplazamiento a huelga o el cumplimiento de los requisitos de los contratos colectivos de trabajo, así como demandas de trabajadores en lo personal.

Fue hasta el 24 de febrero de 2017 que se publicó en el Diario Oficial el decreto por el cual se reformaron los artículos 107 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de justicia laboral, siendo la reforma constitucional más importante en esta materia desde la creación de las juntas de conciliación y arbitraje.

Gracias a esta reforma, el sistema procesal laboral cambia drásticamente, pues la jurisdicción de las juntas de conciliación y arbitraje desaparece dando paso a los tribunales laborales federales y locales.

Los aspectos mas relevantes en esta “transformación” de la justicia y jurisdicción laboral tienen que ver con reducir el tiempo en que lleva a cabo un litigio, así como pasar de una justicia de papel o preponderamente escrita a una oral primordialmente, esto mediante la celebración de audiencias públicas ante “tribunales laborales”.

Algo donde debo hacer especial mención es que persiste la vía de concilación no litigiosa, esto es, que previo a un juicio laboral, existe la posibilidad de que las partes cuenten con una mecanismo que permita conciliar previamente aisistido de un profesional en la materia, de ahí que la resolución de los conclifctos basada en la conciliación es un principio de esta nueva justicia laboral.

Determinar la solución de las controversias entre empleadores y empleados, no es cosa menor.

Debemos de partir de que la sana relación de estos factores de la producción genera estabilidad, lo que detona en un mayor crecimiento económico necesariamente.

La verdad es que muchas empresas cerraron frente a huelgas infundadas que nunca tuvieron una resolución pronta y justa. Muchos empleados nunca pudieron reclamar las prestaciones que le eran debidas por no contar con alguien que los asesorara. Muchos empresarios abusaron de la corrupción, y en muchas ocasiones tambien se vieron afectados por demandas en las que se reclamaban fuertes cantidades de dinero por supuestos empleados que ni siquiera conocían.

La realidad es que México hoy le apuesta a una justicia laboral, transparente, profesional, que garantice mayor celeridad, confianza y sobre todo justicia.

Dr. Octavio Martínez Camacho

Abogado Penalista Socio del Despacho HMSC.

www.hmsc.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *