La Revuelta de los Justos

¿Y tu qué estás haciendo para transformar a México?

El domingo pasado primero de diciembre se cumplió un año de que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como Presidente Constitucional de nuestro país. Su gobierno tal como el mismo lo ha dicho se denomina de “transformación” de hecho refiere que históricamente es la cuarta transformación.

En una democracia es bueno y necesario hacer un análisis y examen a este gobierno, señalando los aciertos y desaciertos, así como evaluar su desempeño con base en las necesidades de la agenda nacional, eso todos lo debemos hacer.

Posiblemente de esta evaluación y sus resultados muchos podrán estar o no de acuerdo con las políticas en materia de salud, economía, educación o seguridad y de ello surjan voces de apoyo y aplausos o por el contrario criticas, reclamos y protestas, ambas son validas y como lo dije necesarias en una democracia.

Estemos de acuerdo o no en que a este gobierno se le llame la “cuarta transformación” lo que, si esta claro para todos es que México requiere un cambio de fondo, una plena transformación. Con esto me refiero por ejemplo reducir la cantidad de personas en situación de miseria, que existan condiciones de acceso igualitario a oportunidades laborales, acabar con el lastre de la corrupción, permitir el acceso a todos los niños y jóvenes a una educación digna y de calidad, que todos tengamos un servicio de salud pública decoroso, vivir en un ambiente de paz y tranquilidad, un país mas justo.

Esta transformación todos la deseamos y todos la reclamamos.

Pero, lamento decir algo a aquellos que piensan que este cambio de gran importancia es producto de la magia, o que se de por el solo hecho de cambiar de gobierno. Esta transformación que de verdad le urge a nuestro país es producto del actuar de todos nosotros.

Cuando por ejemplo hablamos de corrupción de inmediato pensamos en nuestros políticos, pero en realidad el mayor numero de actos de corrupción son aquellos que podríamos llamar “cotidianos” y de verdad que han llegado a ser una practica común que por ellos se nos han hecho prácticamente comunes e imperceptibles.

Las famosas “mordidas” al agente de tránsito para evitar una infracción, o para el de las copias en una oficina gubernamental con tal de que nuestro tramite sea mas rápido, eso es corrupción y nos daña tanto como el hecho de que un gobernador distraiga del erario publico millones de pesos.

Este nivel de corrupción depende de nosotros no del gobierno en turno, mientras sigamos incentivando estas prácticas por mas leyes que se expidan no cambiara mientras nosotros dejemos de llevarlas a cabo.

Esta claro que una herramienta de transformación es el que llevamos a cabo a través de nuestro voto en las elecciones de nuestros gobernantes, sin embargo, a diario llevamos a cabo otras acciones que de igual forma son instrumentos de cambio.

Este país lograra esa transformación en la medida que esos cambios “imperceptibles” cobren rutina y se nos hagan cotidianos.

Es adecuado protestar o aplaudir a un gobierno, per si ello no va acompañado de acciones veo difícil que logramos los cambios que México requiere. ¿Tu que estas haciendo para lograrlo?

Octavio Martínez Camacho

Abogado Penalista, socio del despacho HMSC.

www.hmsc.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *