La voz de los empresarios

Un tren llamado…progreso / vías para el desarrollo

Hablar del proyecto del Tren Interurbano México – Toluca es hablar de desarrollo para el país, pero principalmente para el centro de nuestra nación. Permitirá una conexión nunca antes vista entre el Estado de México y la Ciudad de México a través de sus cerca de 58 kilómetros de longitud.

Este proyecto representa un avance tecnológico sin precedentes con un tren que alcanzará una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora, permitiendo completar el trayecto en menos de 40 minutos en beneficio de más de 230 mil pasajeros al día.

Los números que ofrece la puesta en marcha de este magno proyecto no son cifras menores, suponen el esfuerzo de técnicos, ingenieros y autoridades que vieron en esta idea la posibilidad de conectar de forma eficiente la región centro de México; permitiendo reorganizar el crecimiento desmedido de las ciudades que rodean el trayecto realizado por el tren, así como beneficiar al medio ambiente con la reducción de más de 27 mil toneladas de CO2 al año y la reducción de aproximadamente 400 accidentes vehiculares cada año.

Aunado a ello, el sector económico y social se beneficiará con la generación de 17 mil 500 empleos directos y 35 mil empleos de manera indirecta durante la construcción; a la espera de los números que se puedan proyectar durante la puesta en marcha de esta obra.

Al ser una obra de relevancia federal, las instituciones responsables de garantizar llevar a buen puerto la conclusión del Tren Interurbano se han visto superadas por esto, sin que hasta el momento podamos ver avances significativos en la construcción de la infraestructura necesaria para una correcta operación del tren.

Mientras que el gobernador del estado, Alfredo Del Mazo Maza, ha buscado de manera directa con el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador acelerar la construcción del Tren Interurbano para ponerlo en operación en 2 años, el Secretario de Comunicaciones, Jiménez Espriú se ha mostrado reacio a entregarlo en el último año de la presente administración federal, es decir, en 2024.

Con estas diferencias de fechas, desde el sector empresarial no logramos comprender porque, pese a las reuniones de trabajo en conjunto entre el gobierno federal y estatal no se ha logrado fijar una fecha de puesta en operación. Esta situación no refleja ningún entendimiento entre ambos niveles de gobierno y genera expectativa ante los diferentes escenarios que pueden presentarse.

México no puede permanecer a la expectativa de las autoridades y la coordinación o entendimiento que pueda existir entre ellos, es necesario resolver estas problemáticas en un periodo breve y con resultados inmediatos, como se mencionó empleos directos e indirectos penden de estas decisiones.

Los empresarios reconocemos el trabajo que el gobernador Del Mazo ha realizado para poner en marcha esta obra de gran importancia para el país y solicitamos que los responsables de las comunicaciones y transportes en el país sean reaccionarios ante estas muestras de interés por sacar adelante este proyecto que resolverá muchos problemas sociales, de seguridad y transporte en el centro de México.

Los empresarios deseamos colaborar, y de ser necesario, ser vehículos de comunicación para tener un plan de trabajo sólido y con miras al desarrollo de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *