Los retos de la nueva normalidad educativa

Martha González Aguilera 

El gobierno federal anunció ayer que las clases no serán presenciales en el inicio del ciclo escolar, sino por internet, televisión y hasta por radio, en lugares donde solo esa vía de comunicación tiene alcance.

Dice el secretario Moctezuma Barragán que con esa estrategia conseguirán llegar hasta el 90 por ciento de los estudiantes y lo cierto es que la situación es muy compleja para millones de familias donde no hay recursos para acceder a este tipo de medios.

En el Estado de México la secretaría de Educación todavía no está lista para darnos información de cómo se resolverán los “detalles”, dicen que debido a que apenas ayer la SEP dio a conocer las medidas a tomar en el ámbito nacional, así que están en el análisis aún.

Sin embargo, los que sí ya platicaron las condiciones que prevén son los de las escuelas particulares, que nos contaron que se encuentran en grave crisis, como era de esperarse.

Dicen que entre mil 500 y dos mil escuelas, de todos los niveles, podrían quebrar porque son muchos los padres de familia que ya no pudieron pagar colegiaturas y, además, el costo de las condiciones para las clases a distancia es imposible para instituciones, maestros y alumnos.

Esto tiene varias implicaciones. Por una parte, significa que miles de maestros podrían quedarse sin sustento, cerca de 15 mil, otro gran grupo de desempleados para preocuparse.

Además, hablamos de un importante número de estudiantes que ya no acudirán a las particulares y buscarán espacios en las escuelas públicas. A lo mejor esa nueva cobertura que será necesaria en el sistema estatal es lo que tiene tan ocupado al secretario Alejandro Fernández y por eso no ha dado un anuncio.

Lo que está claro es que las familias mexiquenses que tienen niños en la escuela están preocupadas. Por una parte, están los que tienen miedo de mandar a sus hijos a las escuelas, dados los riesgos sanitarios y prefieren apostar a las clases a distancia durante todo el ciclo escolar que está por iniciar, tanto en el sistema público como en el privado.

Luego, están quienes han decidido que lo mejor es sacar a los niños de las escuelas privadas y atenerse al sistema a distancia que ofrecerá la secretaría de Educación federal, pues se dieron cuenta del bajísimo nivel que ofrecen algunas de esas instituciones a las que les pagaban, ya le encontraron el modo a las clases en línea y resultará más barato.

Además, están quienes no tienen recursos materiales ni económicos para hacer frente a la nueva normalidad en línea, ni siquiera por televisión.

En el Estado de México podemos encontrar familias en todos los casos mencionados y seguramente otro abanico enorme de condiciones, pues hay 24 mil escuelas que concentran a la matrícula educativa más grande del país, con casi 5 millones de alumnos. Mucho trabajo tendrá que hacer la secretaría para cubrir las necesidades, al menos de la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *