No hay sentencia que cure la pérdida de un hijo: padre de estudiante asesinado en autobús

El culpable cumplirá una sentencia de 70 años de prisión y una multa de 403 mil pesos, 175 mil 514 pesos como reparación del daño material y 80 mil 600 pesos como reparación del daño moral.

Karina Villanueva

Para Eduardo Montes Soto, padre de Alejandro, estudiante del plantel Univer Millenium de Toluca y quien fue asesinado en agosto del año pasado al resistirse a un asalto a bordo de un autobús del trasporte público, no hay sentencia que cure o al menos aminore la muerte de su hijo.

Luego de que la Fiscalía General de Justicia estatal informó la sentencia de 70 años de prisión contra Edgar Alejandro Cid Millán, homicida del joven estudiante, en entrevista para Heraldo Estado de México, el padre del universitario consideró la sentencia como justa, ya que dijo privar de la vida a otra persona no es algo menor, especialmente por la forma en que se suscitaron los hechos.

“De alguna manera mi familia y yo estamos de acuerdo en la resolución que dio el juez, son bastantes años, prácticamente este sujeto ya no saldrá libre”.

El padre de Alejandro recordó que recibió apoyo psicológico por parte del Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de México, y no descartó regresar a las pláticas, a 10 meses de que su hijo falleció.

Además de la sentencia de 70 años de prisión contra Cid Millán, el juez fijó una multa de 403 mil pesos, 175 mil 514 pesos como reparación del daño material y 80 mil 600 pesos como reparación del daño moral.

Los hechos

La Fiscalía de Justicia refirió que de acuerdo con las investigaciones, se estableció que el ahora sentenciado y tres sujetos más, se hicieron pasar por pasajeros y abordaron el autobús de transporte público, en la Avenida Las Torres, en Santa Ana Tlapaltitlán, en Toluca; luego de amagar al chofer, uno de los asaltantes comenzó a golpear a la víctima y posteriormente el ahora sentenciado le disparó con un arma de fuego, ocasionándole la muerte.

Días después, el Agente del Ministerio Público recabó los elementos necesarios y solicitó a un juez librar una orden de aprehensión en contra de este sujeto por el homicidio del estudiante, la cual fue cumplimentada en reclusión.

Llamado a reforzar la seguridad

Alejandro tenía 29 años, estudiaba Ingeniería y era hijo único. Su padre, Eduardo Montes, hizo un llamado a las autoridades a reforzar la seguridad en aquellas zonas que han sido detectadas como de alta incidencia delictiva.

“Para que no se vuelva a repetir, porque los delincuentes saben dónde no hay vigilancia y aprovechan para cometer sus actos.  Yo les pediría que cumplan lo que ellos ofrecieron en seguridad, que haya más vigilancia, más patrullas, que los operativos que dicen que hagan sean constantes y en horas donde los delincuentes actúan”, finalizó.

“Yo pensé que, si esto se resolvía a favor, a lo mejor me iba a sentir más tranquilo, pero una perdida es algo muy fuerte y uno sigue estando triste y deprimido (…) cuando menos quien le hizo eso a mi hijo está encarcelado, pero sigo extrañando a mi hijo y creo que así será de por vida”: Eduardo Montes Soto, padre de Alejandro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *