No todas las empresas son “factureras”: IP

Sauza Martínez rechazó que se trate de una persecución del gobierno federal hacia el sector empresarial.

Karina Villanueva

El presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), Gilberto Sauza Martínez, señaló que, considerar los delitos fiscales como delincuencia organizada, tal como propone el Senado de la República, podría generar que se cometan abusos por parte de las autoridades.

Ante la polémica que ha generado dicha iniciativa, el líder empresarial calificó como lastimoso que las autoridades pongan en tela de juicio la credibilidad que tiene el empresariado.

“Dejan a un lado que la creación de empleos y la generación de riqueza la aportamos los empresarios; si bien es cierto que existió un crecimiento desmedido de empresas fraudulentas y de empresas que se dedicaban a vender facturas, eso no quiere decir que el 100 por ciento de los empresarios lo sean”.

Auditorías y determinaciones

Sauza Martínez, señaló que, aunque el fenómeno de los “factureros” existe y ha tenido un crecimiento en todo el país, no se debe generalizar, y por ello, hizo un llamado a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a ser más sensible en la forma de llevar a cabo las auditorías y determinaciones.

“En esos temas es donde está fallando la autoridad, pues no tiene sensibilidad o criterio para evaluar los trabajos… muchas veces las empresas dedicadas a la venta de tecnología o programación son a aquellas que en forma constante y permanente aparecen como con actividad defraudadora hacia el fisco federal”.

Combate a la evasión fiscal

Destacó que, como parte de la estrategia de combate a la evasión fiscal, desde hace un par de meses el gobierno federal ha emprendido esta campaña a través del Servicio de Administración Tributaria para poder “cuadrar” el delito de defraudación fiscal como delincuencia organizada.

Aunque dijo desconocer el número de empresas investigadas en la entidad, afirmo que, si se tiene registro de procedimientos legales en territorio mexiquense, las mismas dijo, están en el rango 39B, que son las denominadas empresas fraudulentas.

Sauza Martínez rechazó que se trate de una persecución del gobierno federal hacia el sector empresarial, e indicó que los temas fiscales se han convertido en una carga para el sector empresarial; sin embargo, dijo, el cumplir con la parte tributaria es una responsabilidad que todo empresario formal tiene que atender.

Peligrosos y no peligrosos

Según la Procuraduría Fiscal Federal, se prevé una distinción entre contribuyentes peligrosos y no peligrosos. Los no peligrosos serán las personas físicas y morales que compran facturas falsas para disminuir su pago de impuestos, en estos casos, solamente tendrán que regularizarse; por el contrario, los peligrosos son los que se dedican a la venta de facturas como una actividad permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *