Pendientes y arrastres

Martha González

Ayer el secretario de Movilidad, Raymundo Martínez Carbajal aseguró en comparecencia con los diputados mexiquenses que el año que viene todas las concesiones de transporte estarían en orden, lo que es muy significativo en este estado, donde ni siquiera teníamos un registro de cuántos vehículos prestaban el servicio en la entidad.

Lo cierto es que, como bien acepta el propio secretario, el sector fue abandonado por la autoridad durante muchos años y los resultados fueron desastrosos, tanto que cualquier esfuerzo parece insuficiente frente a la gravedad del problema y, al mismo tiempo, resulta todo paso un gran avance.

Además, la expectativa es que ese reordenamiento implique una disminución en los asaltos al transporte público, pues esa era la idea que impulsó a la instalación obligatoria de cámaras en las unidades. Obviamente la seguridad no es un tema que corresponda reclamar al secretario de Movilidad, pero no podemos olvidar que él decía al inicio de la administración que el reordenamiento era un asunto de seguridad.

Así las cosas, el compromiso que asumió Martínez Carbajal es enorme, pues a pesar de que lleva más de la mitad de avance, el resto será muy complejo, pues ya no se trata de negociar con líderes, sino caso por caso con transportistas independientes en condiciones diferentes por negociar.

En fin, que la cosa se plantea complicada, en especial si consideramos que la regularización de las concesiones es solo una parte del problema, porque todavía faltan moto taxis, bici taxis, colectivos, reorientar rutas, el transporte articulado y muchos asuntos más. Lo peor, todo urge.

Uno de los temas pendientes y que afecta gravemente a los ciudadanos es el de las grúas. Ahí sí que Raymundo Martínez se va a enfrentar con un gran lío porque hay un cochinero, auspiciado por políticos de peso en la entidad. No olvidemos que una de las empresas que hace negocio con ese tema se llama Grúas Manzur.

Donde uno le busque -y aunque no lo haga- saltan con facilidad historias de abuso y horror relacionadas con arrastres y corralón con costos enormes y la autoridad omisa que se hace a un lado con el argumento de que se trata de servicios particulares.
Dice el secretario que ta también está trabajando en ese tema y le deseamos toda la buena suerte, porque en ella lleva la suerte de los mexiquenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *