Políticos fake

Martha González Aguilera 

El que de plano se voló la barda fue el ex presidente Felipe Calderón, quien ayer se montó de una fake news surgida en el Valle de Toluca para generar pánico, no solo en territorio mexiquense, sino en todo el país.

Resulta que Funerarios de Toluca alertaban que había 70 muertes por Covid-19, que las autoridades maquillaban de neumonía atípica y el ex presidente encontró en esa “volada” la oportunidad de atacar, sin pensar en el daño que puede causar, en particular en un momento tan delicado como este.

Obviamente esta información era falsa, tanto que casi de inmediato retiraron de redes sociales el mensaje original. Pero, además, la Secretaría de Salud del gobierno mexiquense, a cargo del doctor Gabriel O’Shea, ha manejado la pandemia con escrupuloso rigor y profesionalismo.

A ver qué cara pone Felipe Calderón ante esta pifia. Es evidente que está desesperado por atraer reflectores, pero aunque dicen que en la guerra y en el amor, todo se vale, el ex mandatario es una figura pública, que debería generar acciones y mensajes en beneficio de los mexicanos, en especial en estos tiempos tan complejos y delicados. Hoy lo importante es construir, no puede ser más atractivo el engaño electorero que el amor por nuestro país, ni siquiera para un ex presidente panista.

De perros callejeros

El Valle de Toluca, en particular la capital mexiquense y Metepec tienen un problema grave de perros callejeros y es urgente resolverlo.

Las autoridades municipales suelen minimizar el asunto, quién sabe si por desidia o porque en el fondo saben que será muy complicado encontrar una solución.

La cosa es que sociedad civil y autoridades dejamos pasar el tiempo sin tomar medidas al respecto y el conflicto crece.

Por desgracia, ha habido más de un caso con resultados fatales.
En años recientes vimos más de una ocasión que los perros de la calle se reúnen en manadas y atacan a las personas, a veces hasta quitarles la vida.

Las autoridades dicen que no pasa nada, pero no solo corremos peligro los ciudadanos ante la posibilidad de un ataque, sino que también vivimos en medio de la contaminación que genera la enorme cantidad de heces que hay por las calles, que debemos reconocer no provienen sólo de los perros callejeros, sino de los que vecinos inconscientes y sucios sacan a las calles a defecar, con el pretexto de llevarlos a pasear.

Al final del día, los culpables de este lío son los ciudadanos que adquieren perros como mascotas para luego echarlos a la calle sin ningún miramiento.

Lo mismo que quienes tienen un perro en casa y no se hacen responsables de limpiar la suciedad de los mismos.

Habría que buscar mecanismos más claros y efectivos para sancionar a quienes venden perros, tienen animales y no los cuidan, abandonan perros o ensucian las calles con sus mascotas.

Esa sí es responsabilidad de las autoridades y ya es urgente poner un alto, para que los animales no sufran, las calles estén limpias y no estemos a merced de los ataques de un can agresivo en las vía pública

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *