Portal Político

Bienes Públicos

Martha González Aguilera 

El Cosmovitral ha estado en boca de todos en los días recientes, tristemente no por su belleza, sino  por una serie de notas periodísticas que señalaban que sería embargado derivado de una deuda del Ayuntamiento de Toluca con un proveedor.

Para empezar, habrá que decir que eso no es posible, por varias razones.

Y es que el Comovitral es un bien público, que está bajo resguardo del gobierno estatal, así pues, es inembargable y, tampoco podría estar en juego por un asunto municipal.

Ayer la Secretaria de Cultura del Estado de México, Marcela González, confirmó a este medio que ese sitio cultural es administrado por el gobierno mexiquense desde la década de los ochenta, cuando fue creado, de manera que no puede haberse puesto en juego su seguridad jurídica desde la administración municipal en ningún momento, mientras que la ley señala que los bienes públicos son inembargables. Por estas razones, no hay preocupación alguna en la administración de Alfredo del Mazo por este tema ni debe tenerla la ciudadanía.

Lo cierto es que este es únicamente un tema político, de esos que en tiempos pre electorales se vuelven tan comunes y, en casos como este, lamentables.

El origen parece ser un litigio por el adeudo del ayuntamiento con un proveedor que habría construido un “deportivo”, que no es más que una cancha con unas gradas de cemento, por un monto millonario.

La obra y el conflicto provienen de la administración de María Elena Barrera, cuando se  habría ordenado la obra y no fue pagada. Las razones son desconocidas, pero el caso es que este litigio fue tratado con cierto éxito por los gobiernos de Martha Hilda González Calderón y la de Fernando Zamora, por medio de amparos.

Ahora, el gobierno de Juan Rodolfo Gómez Sánchez no ha tenido tanta suerte o pericia, como usted quiera verlo, y perdieron, por lo que los representantes legales del proveedor buscan cobrar.

Lo que resulta inexplicable es como el proveedor aceptó que la garantía de pago fuera el Cosmovitral, ni cómo un juez determina el embargo de ese bien, dado que la Ley lo impide.

En el documento que exhiben los abogados del proveedor no señala el inmueble por su nombre o características, solo la dirección en la que se ubica.

Total, el caso es que el Ayuntamiento de Toluca tiene un problema interesante por enfrentar, pues el pago es muy alto, debido al paso del tiempo y al parecer tendrá que pagar.

La autoridad municipal ha señalado que en efecto hay un bien en juego, pero no es el Cosmovitral. Prometieron informar de cuál se trata, pero no lo han hecho. Mientras tanto, los rumores corren, inquietan a los ciudadanos y, lo peor, hay grupos políticos que intervienen para hacer botín político de este tema.

Ayer, por ejemplo, un grupo ligado a Ricardo moreno organizó una manifestación en defensa del Cosmovitral, cosa inocua e innecesaria, porque no hay ningún riesgo, pero resulta una buena forma de hacerle la guerra al alcalde, en estos tiempos pre electorales en los que algunos parecen creer que todo se vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *