Portal Político

Primeras marchas contra AMLO

Martha González

Veremos que dice hoy el presidente López Obrador de las manifestaciones de ayer contra su gobierno en ciudades de seis estados del país: Querétaro, Guanajuato, Sonora, Yucatán, Puebla y la Ciudad de México.

Si bien es cierto que no fueron masivas, tampoco fue despreciable la convocatoria de los organizadores. Sin embargo, lo más importante es que puede ser el inicio de movilizaciones que podrían crecer.

Esperemos que el Ejecutivo federal esté en disposición de escuchar las quejas, pues hay mucho de fondo en la inquietud de los manifestantes.

Llama la atención que, esta vez, la inseguridad no fue el centro de la protesta, pese a que las cifras oficiales señalan un primer trimestre del año bastante violento y las encuestas indican aumento en la percepción de inseguridad.

Seguramente el presidente les llamará “fifis”, ya la cobertura mediática destacaba el color de la piel y las marcas de la ropa de los manifestantes. López Obrador aprovechará para descalificar los señalamientos con el argumento de que se trataba de conservadores molestos por el fin de la corrupción.

La cosa es que las consignas señalaban la violación a las leyes y la falta de respeto a las instituciones.

Urge reactivar baños en parques

Los esfuerzos del gobierno municipal de Toluca por mejorar las condiciones de los parques son muy loables, pero lamentablemente se ha quedado a medias.

El ayuntamiento ha emprendido una amplia campaña de recuperación de espacios públicos con la que ha remozado los jardines y plazas públicas que, ciertamente, estaban muy descuidados.

Se han empeñado en la limpieza, despejar el ambulantaje y aumentar la seguridad.

En algunos, como el de Urawa, incluso se tomaron medidas mayores, como el retiro del enrejado, con la finalidad de hacerlo más accesible para los ciudadanos y más seguro para todos y en otros incluso instalaron nuevos juegos para los niños.

Sin embargo, el problema que queda pendiente es urgente de resolver: los baños.

Resulta que desde octubre del año pasado, cuando vimos acumularse la basura por toda la ciudad, el gobierno de Fernando Zamora informó que todo el personal de servicios públicos había tomado las vacaciones que tenían pendientes, dado que se acercaba el fin de la administración.

Ahí estaba incluida la gente que atendía los baños de los parques y desde ese momento dejaron de prestar el servicio.

Los empleados se encargaban de limpiar estos sitios y cobrar una muy módica cuota por el uso de los sanitarios, con lo que estos solían estar limpios y vigilados.

Ya son más de siete meses fuera de funcionamiento, lo que afecta fuertemente a los ciudadanos y hace que los parques empiecen a sufrir las consecuencias. Huelen a orines.

Ojalá que el ayuntamiento ponga pronto una solución a este asunto, pues incluso con las mejoras que han hecho a los parques han aumentado las visitas de los ciudadanos, con lo que los servicios sanitarios son más necesarios cada vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *