Portal Político

¿El fin de las dudas?

Martha González Aguilera 

Todo parece indicar que los planes de Morena para las elecciones intermedias va viento en popa. Ya habían señalado la intención de desaparecer los órganos electorales y ya han empezado por proponer ante el Congreso de la Unión que éstas instituciones se cancelen en el ámbito estatal. El pretexto ya no es novedad: la austeridad.

De aprobarse esta propuesta, seguramente veremos pronto incluido en la reforma electoral en ciernes la disminución paulatina hasta la desaparición del presupuesto para partidos políticos, lo que dejaría a la oposición sin condiciones para competir con piso parejo, igualito que hace unas cuantas décadas, sólo que ahora el poderoso-hegemónico no sería el PRI, sino Morena.

Lo cierto es que los gastos por concepto electoral son muy elevados y a coste de los mexicanos, pues esos recursos salen del erario público. Sin embargo, no hay que olvidar que todos los candados e instituciones relacionadas con la organización y vigilancia de los comicios surgieron en nuestro país debido a la duda eterna respecto de las elecciones.

Se trata de avances de la sociedad civil y los partidos opuestos al PRI de antaño en defensa de la democracia.

Desaparecerlas ahora, sin más ni más, deja a la sociedad mexicana y a los partidos políticos en general en la indefensión frente a un aparato de gobierno en el que el poder se concentra de nuevo en una sola figura, la presidencial. ¿Es ese un lujo que podemos darnos tan rápidamente? No lo sabemos con claridad, hasta que veamos el comportamiento de Morena y el presidente en las siguientes elecciones.

Es decir, nada nos asegura que poner todas las canicas en una sola bolsa, aunque sea de izquierda, dará como resultado democracia. Por el contrario, la historia –no sólo la mexicana- nos demuestra que mientras más oferta, más competencia, luego democracia más saludable y fortalecida.

En este contexto, la pluralidad, la competencia en condiciones equitativas fueron durante muchos años –los más de 80 que gobernó el PRI- la bandera de la oposición en la búsqueda de alternancia y democracia. ¿Qué ha cambiado desde el triunfo de Morena? ¿Será que de facto se terminó la posibilidad de hacer trampa? ¿Se acabaron las dudas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *