Portal Político

Violencia contra mujeres

Martha González

La violencia contra las mujeres es un hecho que difícilmente alguien puede negar, por mucho que se intente evitar políticamente.

Ya la alerta de género fue establecida en 11 municipios del Estado de México desde 2015 y de todas maneras no hay resultados positivos suficientes para que se noten en la estadística de violaciones, feminicidios y desapariciones. Como respuesta, ahora el Gobierno del Estado está por aceptar la presión de organizaciones sociales para dictar una segunda alerta, ahora por desapariciones. Al final, otra vez, el tema se ha politizado.

Lo cierto es que la violencia existe, que se ha instalado ya hace tiempo en la entidad y que las mujeres parecen ser más vulnerables ante este fenómeno.

El gobierno del estado lo ha aceptado de muchas maneras, pues ha puesto en marcha programas y medidas especiales para la protección de este sector, desde antes de la Alerta de Género.

Si sólo se tratara de un tema político, promovido para sacar raja política, esas medidas, que implican inversión de recursos, no se habría aplicado.

En este sentido, las manifestaciones públicas de las mujeres que piden mayor seguridad pueden ser útiles, para atraer la atención de las autoridades hacia el tema, que afecta a buena parte del estado, lo mismo que a presión de medios de comunicación y organizaciones sociales.

Sin embargo, no deja de preocupar que grupos políticos y partidos insistan en hacer de esta demanda social un botín político.

El caso de la violencia, en especial contra las mujeres y su vulnerabilidad es grave.

Los asaltos se han convertido en robos con violación y homicidio. Los depredadores atacan en las calles de la ciudad a las mujeres como si no hubiera ley que los detuviera. Eso no tiene que ver con política y medidas que solo funcionan en el papel, sino con una condición de inseguridad que nos supera a todos.

En los municipios debe haber más trabajo, pues pese a la alerta, ni siquiera los integrados en esta medida han puesto atención. La prueba está en que en el trienio pasado dejaron perder los recursos destinados a la alerta.

Este año, los 11 ayuntamientos presentaron proyectos que les permiten acceder a los recursos y están en el proceso para aplicarlos. Esto será más efectivo que seguir declarando alertas que no tienen fondo ni fundamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *