Portal Político

Gobierno ambientalista

Martha González

El gobierno de Alfredo Del Mazo ha insistido en que tiene entre sus prioridades la protección del medio ambiente y está en lo correcto, sobre todo después de la contingencia de hace unas semanas.

Así las cosas, es interesante la labor que su gobierno hace desde la Secretaría de Movilidad en colaboración con la de medio ambiente, en una estrategia de renovación de unidades del transporte público pero con el plus de una visión ambientalista.

Esta nueva estrategia ecológica aporta en partida doble, trabajo contra la contaminación y la implementación de un transporte de pasajeros más ordenado.

Esta visión ambientalista del gobierno mexiquense no se queda en este aspecto, que ya de por sí es de grandes beneficios, sino que además se enfocará en la prevención de incendios forestales, sanciones a la industria contaminante y la incorporación del Valle de Toluca a las restricciones vehiculares en casos de contingencia ambiental.

Esta es una novedad de gran importancia, pues a pesar de que apenas tuvo esta región su primer Contingencia Ambiental, el problema de contaminación del centro del Estado de México es preocupante y añejo.

Aún está por presentarse el plan completo para el Valle de Toluca, con el que conoceremos en detalle las acciones que habrán de implementarse.

Con estas acciones el mandatario estatal pretende fomentar empezar a cambiar el paradigma de gobierno y sociedad que nos han llevado al desastre actual.

Apenas hace unos días se dieron a conocer las nuevas medidas del Programa de Contingencia Atmosférica con la Comisión Ambiental de la Megalópolis, pero ese es el inicio de un proyecto de mucho mayor alcance.

No será fácil y seguramente habrá mucha resistencia, pero ya desde el gobierno estatal están dando los primeros pasos, lo que ya es alentador.

Responsabilidad y tradiciones

Por cierto de medio ambiente y gobiernos responsables, resulta que este domingo, a pesar de que la administración mexiquense le sugirió al municipal de San Martín de las Pirámides que evitara la quema de fuegos pirotécnicos por las fiestas religiosas y que el alcalde Erick Ruiz informó vía redes sociales que atenderían la recomendación del gobierno estatal, los ciudadanos decidieron ignorar a todas las autoridades.

Así las cosas, quemaron un castillo gigante, aunque sabían que causaban contaminación y que no está el tiempo para eso, argumentaron que sus tradiciones eran más importantes.

La cosa es que le toca a los ayuntamientos intervenir en estos casos, de forma que no pueden las alcaldías hacerse los occisos.

El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos y cada quien debe hacer lo que le toca. En ese contexto, por impopular que resulte, las autoridades municipales está obligadas a negar este tipo de permisos. Ya es tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *