Portal Político

Contra la contaminación…a medias

Martha González

Dice el secretario de Medio Ambiente, Jorge Rescala, que la aplicación del Programa Hoy No Circula no es necesaria en el Valle de Toluca, a pesar de que los niveles de contaminación son bastante altos en esta zona.

Sabemos que hace ya varios años que este es un problema en Toluca y que la carga vehicular que la ciudad tiene, no sólo propia, sino la que recibe de los municipios aledaños es tremenda y tiende a crecer, como lo hace la población del Valle de Toluca, a ritmo acelerado.

La realidad cruda y clara es que este crecimiento ha tomado por sorpresa a los ciudadanos y las autoridades, que no han sido capaces ni de regularlo, ni mucho menos de prever todos los problemas que esto implica. Así las cosas, hay crecimiento, pero no desarrollo.

Ni la infraestructura de las ciudades, ni la dotación de servicios han crecido al ritmo que era necesario para cubrir las necesidades de los miles de nuevos mexiquenses que han llegado a instalarse en la zona.

La calidad de vida de los ciudadanos de muchos de los municipios de la región va de mal en peor, por la falta de agua, de vialidades adecuadas y suficientes, de transporte y todo tipo de servicios.

Los ayuntamientos aceptan la construcción de casas por decenas de miles sin detenerse a pensar en que no tienen como atender las necesidades de todas esas personas.

Así, Toluca y Metepec terminan por ser el centro de actividades de la región. Ahí va la gente a estudiar, comprar, trabajar y hasta a divertirse.

Estas condiciones están lejos de resolverse y los nuevos vecinos siguen llegando.
Entonces, tal vez no es necesario el Hoy No Circula… todavía.

La contaminación es otra de las cosas que crece al ritmo de la población, pues casi en cada casa nueva hay un auto. Eso, a pesar de que ya tenemos el problema encima, tampoco lo prevemos.

No sorprende, porque no previó alguna autoridad todos los demás conflictos que era obvio que vendrían con el crecimiento de la población.

Por qué las autoridades mexiquenses y las de los propios municipios prefieren esperar a que el humo nos llene los pulmones, el problema de salud pública sea grave y los pájaros empiecen a caer muertos. Por qué no iniciar un programa más agresivo contra la contaminación, con medidas relativas al uso de automóviles y a la industria.

La resistencia de la gente será la misma hoy que en un par de años, solo que para entonces el daño será mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *