Portal Político

Guerra sucia en el PRI

Martha González

La competencia en el PRI se empieza a poner interesante y los grupos tienen a sus favoritos, como era de esperarse y eso nos hace muy felices, por aquello de que cuando se pelean las comadres, salen las verdades.

En esas anda Francisco Labastida, como chivo en cristalería declarando a todo el que le de voz que el tricolor es el creador de la corrupción en México.

Dice sin el menor empacho que así como construyeron las instituciones, los de su partido se encargaron de que la corrupción las corroyera desde dentro, en especial en el último sexenio.

Obviamente que dice que lo peor ocurrió en el sexenio de Peña Nieto, porque fue cuando terminaron por hacerlo a un lado definitivamente.

Seguramente como él, muchos están dolidos por la forma en que el ex presidente mexiquense permitió que sus allegados se apoderaran de su partido y lo terminaran de llevar a la ruina.

Desde luego que el desastre priísta no se explica sólo con las acciones y malas decisiones del sexenio pasado, pero en buena medida a Peña Nieto le toca cargar con la responsabilidad de la debacle, porque sus “amigos” se portaron muy mal con propios y extraños.

Por lo pronto, el montaje de dimes y diretes está como para sentarse con una caja de palomitas a ver el espectáculo. Los priístas no terminan de entender que este no es el mejor momento para dividirse, porque de nada le servirá al ganador quedarse con una fracción del partido, una tan pequeña que no le alcance ni para una campaña de barrio.

Sin embargo, tal vez el fuego los purifique y consigan salir un poco más avispados de esta contienda, la primera democrática en su historia.

Por lo pronto, no hay que perderse detalle, porque la mugre seguirá saliendo

Tortuguismo

Ya se le juntó el trabajo a la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos con eso de tantas reglas de operación y los reclamos están de a peso.

Por lo pronto, los empresarios están a punto del motín por el Dictamen Único de Factibilidad, que no termina por salir del horno.

Hace ya meses que lo esperan y como no empieza a operar, no pueden abrir negocios, lo que los tiene muy molestos.

Pero no son la únicas reglas de operación que están pendientes y para colmo, las negociaciones de algunos temas entorpecen aún más su trabajo, como el tema del reemplacamiento.

Como sea, el gobernador Alfredo del Mazo necesita que lo ayuden con trabajo más ágil, porque lo tiempos no están para dar que hablar y en esa secretaría las quejas se acumulan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *