Portal Político

¿Revuelta municipal?

Martha González

Resulta que los alcaldes de todo el Estado de México están preocupados porque el gobierno mexiquense les ha informado que no recibirán todos los recursos que les habían asignado del Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal, mejor conocido como Fefom.

Este fondo antes era llamado Programa de Apoyo al gasto de Inversión Municipal –Pagim- y durante muchos años fue cuestionado que los alcaldes priístas recibían mayores beneficios de estos recursos que los de gobiernos con orígenes en otras fuerzas partidistas.

Al final, la oposición logró legislar fórmulas justas para la distribución de este dinero, que se supone está planeado como un mecanismo para que los municipios mejoren, entre otras cosas, la infraestructura de sus demarcaciones.

El caso es que para este año, el monto presupuestado para el Fefom era de 4 mil millones de pesos y debía ser distribuido según los montos publicados en el periódico oficial del 31 de enero de este mismo año, en el que se detalla la cantidad asignada a cada ayuntamiento y las fórmulas utilizadas para definirlo.

Ahora los alcaldes dicen que el gobierno mexiquense les ha negado ese dinero y en los casos en los que sí fue aprobada la entrega, les autorizaron cuando mucho una obra y a veces sólo al 80 por ciento.

Lo cierto es que el mismos acuerdo publicado el 31 de enero especifica que los ayuntamientos deberán cumplir con la reglamentación correspondiente, que incluye las características de los proyectos de obra y los tiempos de entrega para aprobación.

Los ediles insisten en que, en algunos casos, hicieron los cambios que el Gobierno del Estado les indicó, pero aún así no consiguieron las aprobaciones.

Así las cosas, ya los ediles andan en busca de la vía para presionar y obtener esos recursos, que mucha falta les hacen en un año que ha sido tan castigado en materia presupuestal.

La realidad es que el gobierno federal redujo considerablemente los recursos, recortó programas y con aquello de la austeridad, ya estamos a mediados de año y no hay ni asomo de obras por ningún lado, por el contrario, el presidente sigue cancelando proyectos.

En la zona Volcanes decidieron hacer frente común y acudirán al Senado, quien sabe porqué no se les ocurre primero el Congreso local, algo habrá.

En otras regiones han buscado a Delfina Gómez, coordinadora del gobierno federal para el Estado de México en busca de apoyo y en otras solo se hacen “cruces” con cara de angustia, pero nadie está contento.

Para colmo, en las administraciones municipales falta conocimiento, pericia, experiencia y en muchas de ellas ni siquiera hay gabinetes completos, porque los alcaldes no han podido ni siquiera conseguir las aprobaciones en Cabildo y tienen puros encargados de despacho.

El caos campea en los municipios mexiquenses, sin recursos, sin saber como acceder a ellos, sin capacidad de negociación y ¿quién pagará los platos rotos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *