Portal Político

Defender lo indefendible

Martha González

Ayer la diputada Azucena Cisneros, de Morena, dijo que los diputados van a cambiar las reglas de operación para que a los municipios se les facilite obtener los recursos del Fefom, ya que aseguran que el gobierno del estado les retiene los recursos de manera arbitraria.

En esta lógica, si los municipios no pudieron cumplir con las reglas de operación del programa, lo mejor es facilitarlo para ellos, en lugar de llevarlos por el camino de la capacitación o de la contratación de personal con el perfil adecuado, como marca la ley.

El problema de fondo es que muchos de los presidentes municipales no han sido capaces de conformar equipos que cumplan con las necesidades mínimas de la administración pública y solo el 60 por ciento de ellos se ha acercado al Instituto Hacendario para obtener la certificación que la ley les exige. Ahí mismo podrían obtener la capacitación que les hace falta, pero simplemente deciden no hacerlo y luego se hacen las víctimas.

Lo cierto es que la apuesta de la sociedad mexiquense por Morena buscaba un cambio, pero uno que nos lleve a tener mejores autoridades, en todos sentidos.

No podemos apostarle a proteger a quienes no cumplen con la ley, con el argumento de que es difícil y no saben cómo hacerlo, o de que “los priístas” lo hacían peor.

Las reglas son para todos y si la mayoría pudo cumplirlas –de todos los colores-, los que no lo hicieron deben asumir su responsabilidad y aprender, para que el año que viene no les pase lo mismo, en lugar de llevar un asunto meramente técnico al ámbito político, en busca de una defensa que resulta poco profesional.

Antorcha manipuladora

Antorcha Campesina, una vez más, pretende lucrar con las necesidades de los más necesitados para mantener el estatus y los privilegios de su cúpula.

Líderes de la Organización autodenominada “defensora de los derechos de los pobres”, señalaron al Secretario general de Gobierno, Alejandro Ozuna Rivero, de amenazar a su agrupación si se presentaban al mitin al que acudiría este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador en Ecatepec.

Su estrategia no funcionó, pues a pesar de sus constantes acusaciones en contra de las autoridades, la gente no olvida que el principal temor de los antorchistas es perder más recursos, luego de que se ha demostrado en más de una ocasión la manera en la que sus dirigentes se enriquecen al paso de los años.  De esta manera, sus representantes tienen complicado obtener financiamiento para ejercerlos en proyectos que nunca se concluyen o algunos que ni siquiera se inician. Ante este temor, buscan constantemente movilizar a sus huestes y aprovecharse de su convocatoria para generar caos político y social.

Ayer echaron mano de la propaganda que ellos mismos se costean, sin que quede claro el origen de estos recursos, para anunciar que el próximo 2 de julio, 30 mil de sus integrantes desquiciarán la capital mexiquense. Con esta marcha sin sentido, pretenden obligar al Gobierno mexiquense a que acceda a sus chantajes y manipulaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *