Portal Político

Violencia que escala

Martha González

Ayer verificadores de la Dirección de Gobierno del Ayuntamiento de Toluca intentaron quitarles los equipos fotográficos a los compañeros Jorge Solis de El Universal y Crisanta Espinosa de Cuarto Oscuro.

Los reporteros gráficos documentaban el retiro de comerciantes de las calles del centro, en particular como cerca de 30 verificadores acometían contra un vendedor de papas fritas. Algo no estarían haciendo bien que les pareció peligroso que les tomaran fotografías y decidieron que lo mejor era arrebatarle la cámara a una mujer de menos de 1. 60 de estatura.

Su compañero de El Universal documentó el hecho y acudió en su auxilio, por lo que los verificadores decidieron que lo más sensato era golpearlos.

Luego, cuando los hechos llegaron a las denuncias, argumentaron que los periodistas “fueron a provocarlos”. Lo mismo que dijo el alcalde cuando los policías golpearon a los taxistas. No es coincidencia, la filosofía de la cabeza se refleja en la pirámide.

Ya por la noche, el ayuntamiento informaba que los tres verificadores que agredieron físicamente a los fotógrafos fueron despedidos.

Que lamentable que el gobierno municipal de la capital del Estado de México, el más grande del país, tenga este tipo de funcionarios, violentos, con ningún conocimiento o capacitación de cómo aplicar un operativo, tratar con los comerciantes ni mucho menos con la prensa, que sólo hacía su trabajo.

Claramente debía haber consecuencias, es lo menos que podía esperarse del alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez, pero no basta con despedir a estas personas.

El Ayuntamiento debe aceptar que su personal requiere ser capacitado, antes de que alguien más salga herido.

Por lo pronto, este caso no puede quedar impune, los compañeros merecen una disculpa pública, el pago de los daños y atención médica, como mínimo.

Además, habrá que dar seguimiento a las denuncias contra estos sujetos, que no pueden irse a su casa con una llamada de atención.

El gobierno municipal de Toluca dice en su comunicado de anoche que tiene cero tolerancia ante conductas impropias de servidores públicos, que lamenta estos hechos y cumple su compromiso de proteger a la población y tener mano firme contra corrupción, arbitrariedades o conductas que pongan en peligro a cualquier ciudadano.

Bueno, es momento de capacitar al personal, para que comprendan que tienen que respetar límites, leyes y derechos humanos de todos, no solo de la prensa.

Los operativos contra la irregularidad son bien recibidos, se reconoce la necesidad de aplicarlos, solo que no puede la autoridad violentarse y luego ser justificada por el alcalde, porque luego las agresiones escalan y se salen de control.

Es bueno que el gobierno municipal decidiera despedir a estos malos elementos, pero el problema es mucho mayor que eso. Ya se había advertido en este espacio que alguien podría salir lastimado y ya ocurrió. Ojalá que no vuelva a suceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *