Portal Político

Mala planeación

Martha González

Resulta que el gobierno mexiquense tuvo demasiado éxito en el primer día del programa de reemplacamiento, tanto que la demanda de usuarios colapsó el sitio, o como lo dicen en el gobierno estatal “tuvo intermitencias”, un excelente eufemismo que encontraron para “se nos cayó el sistema”.

En fin que 60 mil peticiones de contribuyentes por minuto y en total 2 millones de trámites en un sólo día explican a la perfección este fallo técnico que claramente nadie hubiese podido prever o al menos no en esta dimensión.

Y es que la intensa campaña de promoción que emprendió el gobierno estatal dio mejores frutos de lo que esperaban y superó las expectativas al grado de que se volvió un problema.

La gente estaba molesta porque no pudo hacer su trámite como esperaba y se generaron todo tipo de dudas y comentarios, como que había coyotes tolerados o que era una estrategia de las autoridades para impedir el trámite y luego cobrarle a todos los ciudadanos.

Ahí está el verdadero error, en la poca capacidad de responder a la crisis y organizar la atención para las personas, de manera que la gente no se quede con dudas.

En cambio, en Urawa lo que se exhibió fue fuerza pública, lo que en nada ayuda a entenderse con los ciudadanos -evidentemente cumplidos y responsables o no hubieran estado ahí-.

En fin, que habrá que esperar que hoy y los días posteriores todo les salga bien con este programa, en el que claramente la gente quiere participar.

Historias de Donato Guerra

Quién sabe qué tipo de beca tendrá la presidenta municipal de Donato Guerra, Elisa Ojeda, que se puede dar el lujo de pasarse dos días enteros y una noche en Toluca, en defensa de la falta de capacidad de su personal.

Lo cierto es que en materia de gobernantes, hay quienes dejan huella con sus obras y otros que heredan más problemas de los que encontraron al asumir una responsabilidad pública. Es el caso del tristemente célebre Tomás Octaviano Félix, expresidente municipal de Donato Guerra, que sigue gobernando a través de su esposa, Elisa Ojeda, actual alcaldesa. Para muestra un botón.

Cuando Octaviano Félix gobernó Donato Guerra, en más de una ocasión quienes prestaban servicios y vendían productos al gobierno municipal, le acusaron de exigirles moches de 20 y hasta 30 por ciento.

Ahora, que hay reglas claras para la aplicación de recursos, acude la alcaldesa al plantón como todo mecanismo de defensa de proyectos que no pudo defender en el terreno técnico o profesional.

Pero cómo confiar los recursos a este tipo de autoridades sin cumplir las reglas ni explicar en qué lis pretenden gastar.

Allá en Donato Guerra la gente dice que este don Tomás ya hacía cuentas alegres con los recursos del Fefom con sus amigos contratistas… sería bueno que saque las manos del gobierno de su esposa si ella quiere que se le tome en serio. Su experiencia como ex alcalde del mismo municipio debería servir para bien aconsejar a la actual presidenta, pues no fue capaz ni de armar correctamente el proyecto para solicitar dichos recursos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *