Portal Político

La apuesta tricolor

Martha González

Estuvo de nuevo Alejandro Moreno en el Estado de México, en gira para tratar de convencer a la militancia tricolor de que es la mejor opción para dirigir a su partido en el nivel nacional.

La cosa está en que sigue la gente de las bases en la postura de que no aceptarán imposiciones de la cúpula, por más que vengan de donde vengan.

En ese contexto, más vale que cambien la estrategia desde las alturas priístas si quieren sacar adelante el proyecto con este hombre, que parece que no se gana las voluntades de la militancia.

Mientras tanto, hay ya células trabajando desde hace tiempo por Ivonne Ortega, quien sin darse la vuelta por estas tierras, tiene ganado el terreno.

Lo interesante es que las bondades de las propuestas de la yucateca palidecen frente a la que le da la mayor ventaja ser la rebelde.

Lo cierto es que los priístas de base, los que le daban la verdadera fuerza al PRI de antaño, no quieren mas línea desde la cúpula.

Ahora lo interesante será ver la reacción de los dirigentes, los líderes, acostumbrados a una organización completamente vertical donde la obediencia ha sido la característica principal.

Si en esta ocasión no entienden que deben escuchar a lavase, en realidad hacerle caso, no sólo van a perder la oportunidad histórica de democratizar a su partido, sino que también van a perder estrepitosamente las elecciones intermedias y todas las que le sigan.

Y es que en esta elección no sólo se juegan la unidad de su partido, sino la credibilidad frente a la militancia y la posibilidad de volver a acercarse a los mexicanos.

Si en este proceso, el primero en el que abren la elección de líder nacional al voto de la militancia, no respetan la voluntad de sus bases, no tendrán una mejor oportunidad para recuperarlas e irremediablemente las perderán de manera definitiva.

Sin bases, ni operadores, quedará sólo la cúpula, como un cascarón hueco que de poco serviría para enfrentar las elecciones intermedias.

Así las cosas, o le pone muchas más ganas a la campaña de Alito para convencer a la militancia o se resignan aprender y aceptar la derrota.

Programas congelados

Las quejas de los campesinos a lo largo y ancho del país parece que no van a cesar y el presidente tendrá que presentarse una vez más ante la disyuntiva de ceder y escucharlos o simplemente descalificarlos como hace con todo el que se le opone.

Lo cierto es que no se trata solo de los fertilizantes, como pretenden hacernos creer, sino de la mayoría de los programas destinados al campo, que están congelados por la falta de conocimiento de los funcionarios federales.

No sorprende porque lo mismo exactamente ocurre con casi todos los temas, incluido el de educación, en el que a unos días de que empiece el ciclo escolar todavía no está claro qué apoyos, dónde, cómo y cuándo recibirán los estudiantes, todo porque desde el gobierno federal no se sabe nada.

La gente está preocupada por esta situación y aunque el presidente tiene todo el apoyo de la gente contra la corrupción, hay cosas que y ya deben empezar a funcionar, porque afectan directamente a los más necesitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *