Portal Político

De digitalización y trámites

Martha González

Ayer el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas, Jorge Arturo Lozano, se reunió con los legisladores por el tema del reemplacamiento, y de ahí salió a relucir el tema del coyotaje, al que el funcionario se refirió como “gestores”.

Resulta que frente a las “intermitencias” del sistema, que todavía no han sido resueltas en su totalidad, y a la mala intervención de algunos empleados de ventanilla que se niegan a entregar las placas solicitando documentos que no están señalados en el portal de internet como requisitos, surgen los famosos “coyotes”.

Se trata de sujetos poco escrupulosos que ofrecen resolver el trámite a cambio de una suma económica, que varía según la región.

Algunos ciudadanos, desesperados porque no consiguen resolverlo vía internet -ya sea por falta de conocimiento o por que el sistema falla- caen en las garras de estos estafadores.

En otros caso, lo ciudadanos aseguran que algunos empleados están coludidos con los “coyotes”, porque consiguen hacer el trámite en la red pero al llegar a la ventanilla parra recoger las láminas, les ponen trabas y pretextos parra no entregarlas. Luego, a la salida de las oficinas, estos tipos los abordan con la oferta de resolver el problema a cambio de dinero.

Lo cierto es que la digitalización de los servicios de gobierno ofrece grandes ventajas, como el ahorro de tiempo y la eficiencia del sistema de gobierno. El mayor atractivo, tanto para las autoridades como para los ciudadanos, es la posibilidad de evitar la corrupción.

Sin embargo, aún estamos en ciernes en este tipo de servicios. Para empezar, hay que considerar que en México sólo el 20 por ciento de la población tiene acceso permanente a Internet. En el Estado de México la cosa es complicada. Hay extensas regiones en las que ni siquiera hay teléfono, como el sur.

Por otra parte, hay que pensar en que una amplia parte de la población no está acostumbrada, ni tiene los conocimientos o las herramientas necesarias para resolver cuestiones como digitalizar un documento y subirlo a una plataforma de internet, por sencilla que esta sea.

Si además le sumamos que hay personas deshonestas que encuentran con facilidad la vía para corromper, la cosa se complica aún más.

Todo esto no significa que hay que tirar la toalla, por el contrario, debemos avanzar en la digitalización, pero tomando en consideración estas y otras circunstancias que deben preverse.
Está muy bien que haya denuncia ante la Fiscalía General, como adelantó el subsecretario, pero también habría que revisar en las ventanillas de atención lo que ocurre en la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *