Portal Político

El show de los municipios

Martha González

Los alcaldes de los 125 municipios mexiquenses están más que desesperados y no les falta razón.

Y es que no dan una. No tienen obra, no han podido terminar por establecer sus gabinetes, no logran acuerdos con sus cabildos, no consiguen avances reales y ya el primer informe de gobierno está muy cerca.

Para colmo los funcionarios tienen poco o nulo conocimiento de la administración pública, tanto que se han visto imposibilitados para obtener los recursos disponibles para ellos, como les ocurrió con el Fefom.

Esto pasa particularmente con las alcaldías que tienen gobiernos emanados de Morena.

En su mayoría no aprueban exámenes ni cumplen con los requisitos que marca la ley, a pesar de que tienen a la mano opciones de capacitación que les ofrece el gobierno del estado.

Los cabildos son un desastre, a pesar de tener mayorías morenistas, porque los alcaldes no han tenido suficiente capacidad de negociación frente a las profundas diferencias entre grupos.

Ante estas circunstancias pretenden echarle la culpa al gobierno estatal de su falta de capacidad, pues este mecanismo incluso les reditúa políticamente.

Resulta más sencillo decir que el gobierno priísta de Alfredo del Mazo los bloquea que asumir sus propias carencias y, además, ganan aplausos y retienen el apoyo popular.

En este contexto, resulta muy lógico juntar un puñado de ciudadanos de algunos municipios, poner al frente de los contingentes a dos diputados morenistas y luego ir a patear la puerta del Palacio de Gobierno mexiquense para exigir recursos.

La trampa es perfecta, porque ayuda a los ediles a justificar la falta de obras y el argumento les puede durar al menos hasta fin de año.

La realidad es que los municipios este año tuvieron un presupuesto bastante mayor al de los anteriores, cosa que los diputados de Morena impulsaron.

Ellos saben bien de los recursos con los que pueden contar, porque se encargaron de etiquetarlos para ellos.

También saben de las razones por las que no han conseguido obtenerlos, que están a la vista cuando conocemos de que no dan el ancho a la hora de los exámenes.

Así las cosas, el show de los municipios que culpan al gobierno estatal de sus propias carencias será duradero.

Seguramente será con lo que llenarán los informes, porque de obra pública no hay casi nada que presumir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *