Portal Político

Padrón y militancia

Martha González

El proceso de las elecciones internas del PRI sigue su curso, mientras más pasan los días más profunda es la división entre la militancia y la cúpula, pues en todas las posiciones imponen desde las alturas candidatos y retiran a gente que ha hecho el trabajo durante años sin reconocimiento.

Ocurre en todos los niveles, en todos los sectores y la militancia lo reciente.

Por lo pronto, la elección de líder nacional avanza y por ahora una de las cosas que genera inconformidad es la elección del padrón.

Se suponía que harían una limpieza de éste antes de ir a la elección interna, porque querían saber con cuánta gente cuentan en realidad y dónde está.

Recordemos que con los acontecimientos recientes, mucha gente dejó ese partido para sumarse a las filas de otros.

Además, el INE denunció que había muchas afiliaciones falsas en los padrones de los partidos, incluido el PRI. Se trataba de personas que nunca buscaron o aceptaron registrarse en esas fuerzas políticas, pero terminaron en las listas sin deberla ni temerla.

Así las cosas, los padrones de los partidos –todos- requieren ser actualizados y limpiados.

Sin embargo, el PRI decidió que la elección del líder nacional la harán con el padrón del 2015, uno que no sólo se ha demostrado que esta amañado, sino que además no refleja la realidad actual del partido, pues el éxodo del año pasado fue significativo.

Además, y ahí está lo interesante, en ese listado no está el registro de una buena cantidad de jóvenes, que son los que promueven con más ahínco la rebeldía contra la cúpula.

Son ellos los que están más convencidos de que el partido tiene que cambiar y se niegan a aceptar la línea que viene desde arriba con órdenes de cómo votar.

Así las cosas, puede que la cúpula ya tenga decidido a quien nombrar como nuevo líder nacional, pero el llamado de la militancia es claro: no quieren imposición.
Ya lo hemos dicho antes, en esta elección ese partido se juega el futuro, ni más ni menos.

Pendientes legislativos

En el Congreso mexiquense tienen pendientes votaciones muy importantes que ya otras legislaturas han postergado demasiado tiempo, por ser polémicas. Se trata de los matrimonios homosexuales y la despenalización del aborto.

Son dos temas que despiertan pasiones y resultan controversiales. Hay quienes tienen férreas posturas a favor, con argumentos muy válidos y también lo contrario.

El caso es que se supone que esta es una legislatura de avanzada, con mayoría de izquierda, así que se espera de los legisladores se pronuncien pronto.

Políticamente, este es el mejor momento, porque las elecciones no ensucian estos temas. Sin embargo, todo es cuestión de voluntad política, a pesar de que en ambos, la base está en los derechos fundamentales de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *