Portal Político

Alito al frente

Martha González

Según las primeras cifras que dio a conocer la Comisión de Procesos Internos del PRI anoche, Alejandro Moreno tenía una ventaja superior al 80 por ciento, sobre poco más del 9 por ciento de su más cercana competidora, Ivonne Ortega, en la contienda interna para elección de líder nacional de ese partido.

Según los tricolores, con poco más de la mitad de las casillas contabilizadas, tenían registro superior al millón 300 mil votos, con lo que esperaban acercarse al final a los 2 millones de participantes.

Los resultados finales los conoceremos después, aunque hoy prometieron dos cortes informativos más, pero dadas las cifras, ya sería imposible que la yucateca alcanzara a su contrincante.

Ella, durante el día, denunció muchas irregularidades en el proceso, incluido el Estado de México, así que habrá que esperar a ver si acepta la derrota o reclama que la elección fue violentada.

Por lo pronto, “Alito” estará ya en el festejo y lo interesante será ver la reacción de la base, que hace rato está clamando que no aceptaría imposiciones y estaba en contra de este candidato.

Es una dura prueba para un partido que durante décadas ha sobrevivido gracias a la institucionalidad y obediencia de la militancia, o al menos ellos eso presumen.

Hay que esperar a conocer la versión oficial de esta contienda y la reacción de los priístas ante los resultados, que seguramente no será abierta ni inmediata, pero puede terminar por reventar a ese partido, si no convencen a todos, de manera irrefutable, del triunfo de Alejandro Moreno.

Para eso, obviamente necesitan de Ivonne Ortega. ¿Será que ella aceptará jugar ese papel? ¿Cómo va a funcionar eso para el nuevo líder?

Chivo expiatorio

Este fin de semana, luego de un largo proceso, Fernando Baz ha dejado su posición como auditor legislativo con una solicitud de licencia definitiva.

En los meses recientes, prácticamente desde el inicio de esta legislatura, la bancada de Morena le ha dicho casi de todo a este hombre, al que ahora incluso anuncian que le investigarán el patrimonio, aunque no hay elementos de duda -al menos- que señalen la necesidad de hacerlo.

Lo cierto es que el trabajo de revisión de las cuentas públicas ha sido deficiente bajo el mando de Fernando Baz. También lo es que los resultados de las revisiones han sido parciales, por decir lo menos, ya lo han demostrado los legisladores.

Sin embargo, las leyes, que aún no han sido reformadas, le dejaban con muchas limitaciones, mientras que quienes mandaban en esas legislaturas le daban órdenes distintas a lo que hoy exigen los diputados.

El caso es que si hay dinero desaparecido del presupuesto de esos años, Fernando Baz sería un encubridor -no ha demostrado alguien que rompiera la ley para hacerlo-, pero nos encantaría a los mexiquenses ver a los legisladores así de bravos con la investigación de dónde fue a parar ese dinero, cuánto es y quiénes fueron los responsables.

De lo contrario, esto es sólo una cacería de brujas para complacer al “respetable” con un buen chivo expiatorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *