Portal Político

Chivo expiatorio de inicio de sexenio

Martha González

Rosario Robles está ya en prisión, el primer caso de este sexenio de cobro de cuentas y que se vuelve emblemático, no sólo por el caso que ha llevado a su procesamiento, la tan famosa “estafa maestra”, sino porque esta mujer tiene origen político en la izquierda.

Robles Berlanga luchó hombro con hombro junto al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador por la justicia social desde el PRD, partido que incluso presidió en el 2002. Fue incluso quien sustituyó a Cuauhtémoc Cárdenas en 1999 al frente del gobierno del Distrito Federal, en el que fuera el primer gobierno de izquierda en la capital del país y al término de su gestión entregó el poder a López Obrador.

Luego, el escándalo de Ahumada la arrastró injustamente, quedó desterrada del que fuera su partido de luchas y batallas, terminó aislada políticamente, hasta que Enrique Peña la llamó a formar parte de su gabinete, como secretaria de Desarrollo Social.

Fue muy criticada su decisión de integrarse a un gobierno priísta, aunque parecía ser la única opción para rescatar su carrera política y, desde el nombramiento, se pensaba que sería utilizada para maquillar de credibilidad una gestión a la que mucha falta le hacía, pero al parecer el plan iba más allá.

El proceso apenas inicia y habrá que ver qué consigue su defensa, aunque todo indica que será el chivo expiatorio de inicio de sexenio, ese que tanto prometió el presidente López Obrador que no veríamos en su gestión, pero las cosas cambian con mucha rapidez cuando de política se trata.

Ya se verá si se le demuestra responsabilidad legal en este asunto. Si es así, deberá pagar por ello, es lo justo y lo adecuado. Lo interesante está en ver si esta investigación escala y hasta donde llega, pues todos los involucrados en el caso deben correr la misma suerte, si es que queremos justicia real.

Petición de más deuda

Todavía no le resuelven los diputados al gobernador Alfredo del Mazo si le aprobarán los proyectos de inversión pública-privada a través de APP para los penales y rehabilitación carretera en el sur, aunque el presidente dio las obras como un hecho en su visita a Valle de Bravo, y ya ha hecho una nueva solicitud, ahora para un endeudamiento formal por casi 2 mil millones de pesos.

Esta vez se trata de dinero para obras de infraestructura de diversos tipos, que buena falta hacen al gobierno de Del Mazo.

Habrá que ver como le va al mandatario estatal a la hora del análisis de esta propuesta, ya que la anterior sigue atorada y los legisladores no tomaron muy bien que digamos el anuncio del presidente López Obrador de la construcción de la cárceles.

Por cierto, el IEEM aprobó ayer su presupuesto para el año que viene, uno que no tiene elecciones locales y aún así contempla una cifra que se acerca bastante a lo que el gobernador piensa pedir prestado para obras. No cabe duda que cada quien en lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *