Portal Político

Atentado contra todos

Martha González

Este fue un fin de semana negro para el Estado de México, uno muy triste que debe quedarse guardado en la memoria de los mexiquenses.

El sábado fue localizado sin vida el periodista Nevith Condés Jaramillo, director del portal de noticias El Observatorio del Sur.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México informó que inició la investigación de este caso, puesto que fue apuñalado, lo que supone un homicidio.

El periodista sureño hacía trabajos de investigación para denunciar las condiciones de violencia y crimen que tienen paralizado al sur mexiquense desde hace años, por lo que había recibido amenazas.

En los tiempos recientes solicitó protección a través de los mecanismos de seguridad del gobierno federal para situaciones como esta, pero ya no hubo tiempo, fue asesinado.

El trabajo de este periodista cumplía con el más importante llamado de esta profesión: defender las causas sociales. Nevith Condés decía que por eso se volvió periodista, para poder ayudar a su gente con seguridad, pues creía que estaría protegido desde esa trinchera. Estaba equivocado.

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. Él es el cuarto periodista asesinado en nuestro país en este mes y el décimo en este año, el undécimo desde que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como presidente de la República.

Desde el año 2000, 130 periodistas han sido asesinados en México.

En el 2018, nuestro país fue nombrado el país sin guerra más peligroso para ejercer el periodismo.
Nevith Condés era conocido por la gente, reconocido por su labor, lo demuestra la capacidad de convocatoria que tuvo hasta su muerte. Miles de personas lo acompañaron ayer en la ceremonia de despedida, pero también los muchos casos que ventiló, en los que ponía el beneficio de las personas por encima de su bienestar.

Aunque es obvio, no sobra hablar de la enorme pérdida que significa para el Estado de México y el país la muerte de Nevith Condés. El dolor que deja entre los suyos, su familia y vecinos es enorme, además de que deja un enorme vacío en su comunidad.

Este es, además, un tremendo atentado contra la libertad de expresión. Un golpe contra uno de nosotros es uno contra todos nosotros.

Las autoridades deben resolver este casi, aprehender a los involucrados y hacerlo rápido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *