Portal Político

En espera de becas

Martha González

Ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a prometer que habrá becas para todos este año. Lo dio en una secundaria técnica de la Ciudad de México, desde donde encabezó el inicio del ciclo escolar en todo el país.

Desde hace algunos meses el presidente ha repetido esa promesa en su visita a muchos estados y municipios, donde la gente está francamente preocupada porque ha perdido apoyos del gobierno federal que les permitían salir adelante con los gastos.

López Obrador asegura que los recortes por austeridad y el combate a la corrupción permitirán derivar más recursos a sus proyectos principales, entre los que se supone está el de las becas tan prometidas.

Sin embargo, todavía no nos dice con claridad de cuánto dinero se trata ni como llegará a la gente.

Lo cierto es que a los seguidores del presidente, los que lo tienen por las nubes en los índices de aprobación, les basta con la palabra del presidente –esas cifras en las encuestas lo demuestran-.

Sin embargo, las familias que están en aprietos por la falta de recursos sí necesitan que las becas lleguen y pronto.

Ya de por si hay incertidumbre porque no han tenido noticias de esos recursos, a pesar de que ya inició el ciclo escolar, mientras más tiempo pase, esa preocupación se convertirá en descontento.

Al final del día, en este asunto, lo que menos importa es la popularidad del presidente. Lo que preocupa es la posibilidad de que muchos niños dejen de ir a la escuela, dado que para millones de familias la falta de recursos significa deserción.

Así las cosas, esperamos que el dinero de las becas llegue pronto, porque de verdad será un respiro para buena parte de las familias mexicanas que apenas puede con los gastos, en una economía que no está en su mejor momento –más allá de la discusión entre crecimiento y desarrollo-.

Recursos urgentes

En el Estado de México hay aún muchas escuelas que esperan las reparaciones de los daños por el sismo del 2017, con lo que los niños han iniciado el ciclo escolar en malas condiciones, por decir lo menos.

Algunas autoridades educativas aún tienen que buscar alojamiento para sus niños en cualquier lugar, porque las escuelas no están disponibles.

El común denominador en las denuncias es que el IMIFE dejó las obras a medias o en sus inicios porque los recursos federales dejaron de llegar.

Ahora, esperamos que este no sea otro proyecto de recorte presupuestal del presidente López Obrador, porque esas obras no sólo son necesarias, sino urgentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *