PRD llega a los 30 en grave crisis

A nivel nacional el sol azteca sólo logró dos millones 959 mil votos, considerada como la cifra más baja desde 1991.

Adriana Carbajal

A unos días de haber cumplido 30 años, el PRD atraviesa una de sus peores crisis, la cual se espera contrarrestar con una campaña de afiliación y refrendo de militantes, aun cuando muchos perredistas y líderes mexiquenses, han anunciado en días su salida de las filas del sol azteca.

A la crisis que vive el PRD en el país, se suma la crisis que vive en la entidad mexiquense, a pesar de que fue en algún tiempo, considerado, como uno de sus principales bastiones.

Tan sólo la semana pasada renunciaron la secretaria general, Ana Yurixi Leyva y el alcalde de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa, uno de los principales líderes al interior de este instituto político, en tanto que datos extraoficiales refieren que podría ser en las próximas semanas cuando también salga el senador y ex candidato a gobernador en la última elección Juan Zepeda.

El PRD no desaparecerá

Omar Ortega, ex dirigente estatal y coordinador del grupo parlamentario del PRD dijo que no pueden perder 30 años, aunque también reconoció que este momento no son la oferta más atractiva para los mexiquenses, de ahí que indicó que deben comenzar a trabajar para recuperar lo perdido.

Habló de la importancia de mantener el nombre de ese partido y adelantó que en octubre o noviembre habrá una elección interna, a fin de que también se pueda ligar una real afiliación, que permita que el PRD pueda salir de esta crisis y se consolide.

Se dijo convencido que los militantes del partido votaron por el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque siguen siendo gente del partido.

Dio a conocer que el aporte principal del partido del sol azteca ha sido a la democracia del país, pues sin ellos no habría avances como en la transparencia de la última elección e incluso el reconocimiento a los derechos de la mujer.

De la misma forma, confió en que éste instituto político se irá fortaleciendo y consideró que no cambiarán de nombre, ni perderán el registro, sin embargo, reconoció que se requieren nuevos cuadros.

Los números

En el Estado de México el sol azteca gobierna 15 de los 16 municipios que ganó el año pasado, pues hace unos días renunció el alcalde de Nezahualcóyotl, Hugo de la Rosa.

Asimismo, suma tres legisladores locales, pues sumaron a Claudia González que fue de Morena y solo una federal, pues su otro diputado, Javier Salinas se fue a Morena en tanto que mantienen un senador de la entidad.

Tras las pasadas elecciones el PRD mantuvo la alcaldía de Nezahualcóyotl pero perdió Valle de Chalco – que ganó Morena y aliados; tampoco pudo retener los tres distritos locales de Nezahualcóyotl – 24, 25 y 41- que la coalición “Juntos Haremos Historia” también ganó.

Es importante indicar que 88 de los 125 municipios mexiquenses optaron por la alternancia y 37 dieron continuidad al partido que los gobernaba, de los cuales 17 son del PRI; 8 del PAN: 11 del PRD y uno de Morena.

El PRD prácticamente conservó once municipios que gobernaba como Neza, Tultepec, Villa Guerrero, Villa de Allende, Zacazonapan, Amatepec, Tlatlaya, San Simón de Guerrero, Ocuilan, Donato Guerra y Cocotitlán, y además ganó 6 demarcaciones más gracias a su alianza con el PAN y MC:  Almoloya del Río, Ayapango, Calimaya, Santo Tomás, Malinalco y Nopaltepec, y Texcaltitlán de manera individual.

A nivel nacional, el sol azteca sufrió su peor descalabro electoral ya que sólo logró dos millones 959 mil votos, considerada como la cifra más baja desde 1991 cuando obtuvo 1.9 millones, ah ahí la diferencia es que el año el padrón electoral era de 36.6 millones, y en 2018 fue de 89 millones de ciudadanos.

Desde la aparición de Morena, hubo una desbandada de militantes perredistas al movimiento encabezado por López Obrador, como Pablo Gómez, Ifigenia Martínez, Alejandro Encinas, Marcelo Ebrard, Dolores Padierna, Porfirio Muñoz Ledo, entre otros.

Hector Bautista, uno de los principales líderes del sol azteca a nivel nacional, reconoció hace unos días que aliarse al PAN en la pasada elección fue una mala decisión.

Pérdidas y expectativas

Hace unos días el PRD cumplió 30 años de vida y en el Estado de México llegó en medio de una crisis profunda, con bajas sensibles, tras la renuncia de personajes fundadores y la llegada de una dirigencia colegiada.

A nivel nacional el partido registró ante el Instituto Nacional Electoral (INE) en su más reciente verificación de listado de miembros de los partidos políticos, que data de 2017, un total de 5.2 millones de afiliados, aunque aún no se tiene el número de los militantes que decidieron dejar las filas de este instituto político para irse a otro partido.

Hace unos días dirigencia nacional del PRD presentó en Toluca a los nuevos miembros que formarán parte de la dirección estatal de este partido en el Estado de México.

Indicaron que la destitución del dirigente estatal Omar Ortega, tiene como propósito iniciar los trabajos territoriales en todos los municipios de esa entidad para la afiliación y reafiliación y así crear un nuevo padrón estatal.

Esta dirección estatal está integrada por: Armando Portugués, Jannette Álvarez, Rocío Guzmán, Arturo Cruz Ramírez, Rafael Rivera López y Federico Aguilar, quienes serán encargados de reorganizar nuevamente al PRD en esa entidad, y de realizar la afiliación.

El integrante de la dirección nacional Ávila Romero, indicó que el sol azteca está más unido que nunca, aunque también reconoció que el reto de recuperar la confianza ciudadana, por ello iniciarán una gira por todos los comités municipales.

En momento de crisis

Bernardo Barranco, especialista mexiquense en temas políticos y religiosos, indicó que el nacimiento de morena representa la tremenda fractura y crisis del PRD, pues antes de la elección del 2018, el sol azteca era la tercer fuerza política, para después convertirse en un “mini partido”, sin fuerza y con una notable minoría, mientras que paradójicamente el PT al unirse a morena, es más fuerte.

Señaló que sumado a sus tribus, crisis de identidad y pulverización, la llegada de Morena, contribuyó a la debacle del sol azteca, partido que ha sufrido de grandes luchas políticas al interior.

El especialista dijo que lamentablemente en el caso específico del perredismo mexiquense, hay mucha disponibilidad de negociar con el poder, lo que también ha ocasionado que la gente también pierda confianza en este partido.

Asimismo, agregó que aunque los chuchos son los dueños del partido, fue tan dolorosa, brutal y aplastante la humillación política, tras las elecciones del 2018, que el partido se deprimió aún más.

“Nadie quiere sacar la cara ni abanderar al PRD. Un poco lo que pasa al PRI. Ambos partidos tienen un futuro incierto, con un destino obscuros en vías de extinción”.

Dijo que debido a esta situación, ya no existen contrapesos ni una oposición real, con la suficiente fuerza para cuestionar lo que está mal.

“La oposición hoy ya no pasa por los partidos políticos, está pasando por una lucha con medios de comunicación, polarización de las redes sociales y sectores que nunca aceptaron ni aceptarán a Andrés Manuel”.

Mencionó que aunque el PAN también ha intentado ser oposición “lo le sale”, pues de la misma forma, están muy fracturados y entretenidos con pugnas internas.

Es por ello que consideró, que es momento de que los partidos de izquierda se reinventen y definan qué significa ser partido de izquierdas socialdemócrata efectivo atractivo y visible.

“Hay una crisis ideológica de la izquierda a nivel internacional, aunque en el caso del PRD un despujamiento en términos de su identidad desde hace varios años”: Bernardo Barranco, especialista mexiquense en temas políticos y religiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *