Puede funcionar Plan Ambiental, dicen expertos

La sustentabilidad de un país depende también de su gente ya que un país no puede ser sustentable si su gente no es sustentable. La base de todo cambio se encuentra, entonces, en el comportamiento de la gente, en empezar por uno mismo.

Laura Velásquez

De acuerdo al Centro Mexicano de Derecho Ambiental A. C., México alcanzó niveles de contaminación preocupantes para los ciudadanos, sin embargo, aunque el tema de contaminación ambiental no es nuevo, expertos coinciden que ya era el momento de que la parte política implementara acciones que sean integrales, sinérgicas y globales con el propósito de mitigar el deterioro ambiental y reducir el impacto de las acciones del ser humano, tal como ocurrió el pasado 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente, fecha en la que el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza anunció 50 medidas para reducir el impacto ambiental que consideró necesarias para equilibrar el crecimiento urbano, el mejoramiento de servicios públicos y preservación de recursos naturales con enfoque de sustentabilidad.

Expertos en materia ambiental coinciden que ya era hora que la parte gubernamental decidiera hacer algo verdaderamente estratégico para reducir los niveles de contaminación del aire, agua y suelo, algo que si en realidad ocurre beneficiará a la población de manera casi inmediata, pero esperan que “ojalá no se quede en el camino en puras ideas y buenas intenciones” ya que de entre las cosas que se ven más afectadas por la contaminación están la fauna, el ambiente y la salud de los seres humanos.

Panorama general ambiental

En los últimos diez años las concentraciones máximas de contaminantes se presentaron en 1991 y 1992, principalmente, debido a la carga poblacional, vehicular y de actividades económicas, las regiones que presentan mayores problemas de contaminación del aire, corresponden en primer lugar al Valle de Cuautitlán- Texcoco y en segundo lugar al Valle de Toluca.

Los principales contaminantes que rebasan las normas de calidad del aire son: el ozono, el bióxido de nitrógeno y las partículas PM10, la contaminación por ozono es crítica, ya que excede el valor permisible la mayor parte del año.

El smog que producen los autos afecta en gran medida a los pulmones de las personas diariamente, también provoca la irritación de los ojos y las vías respiratorias. Por esto mueren casi 14 mil personas al año a causa de la contaminación.

La zona metropolitana del Valle de Toluca constituye la segunda concentración industrial ya que posee la participación del 59 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) y demográfica del estado; esta zona experimenta una transformación paulatina de las actividades económicas, pasó a ser una economía industrial y con ello, una con alta concentración de servicios.

En la entidad mexiquense actualmente existe un déficit de abastecimiento de agua potable, ya que la cobertura de suministro es de 40.5 metros / segundo que equivale al 90 por ciento de la demanda actual, lo cual se tiene que compensar muchas veces con la explotación de mantos acuíferos externos a los de la Cuenca del Valle de Cuautitlán- Texcoco, que recibe importantes volúmenes de las cuencas del río Lerma y del Sistema Cutzamala.

Bajo reuso de aguas residuales

Por otra parte, existe un bajo reuso de aguas residuales ya que solo el 21 por ciento del caudal de las aguas residuales domésticas e industriales es tratado y reciclado, en la entidad se generan 32.26 m3/segundo de aguas residuales y se tiene una capacidad instalada de tratamiento de 6.8 m3/segundo, mediante 68 plantas, estimándose que el caudal tratado es de 5.46 m3/segundo.

Cifras del Centro Mexicano, estiman que anualmente se vierten 2.814 kilogramos de plomo en aguas residuales y 547 mil toneladas de dióxido de carbono. Además, sustancias cancerígenas son lanzadas todos los días al aire, lo que pone en peligro la salud de la población.

Durante el Congreso “Hacia Ciudades Saludables y Competitivas” que organizó el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A. C., los expertos coincidieron que la contaminación en el agua también es un problema grave pues los desechos normalmente van a los ríos y lagos, que son los lugares que se disponen como fuentes naturales. El agua es indispensable para vivir y, por lo tanto, debe haber agua potable al alcance de cualquiera. Sin embargo, día a día, las posibilidades de conseguir agua purificada se vuelven más escasas, por lo que la contaminación representa los mayores costos por degradación ambiental desde el 2009.

En el reporte del Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas México 2012, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cuantificó que el costo de la escases de agua purificada se sitúa en 532 mil 679 millones de pesos, lo que afecta también la economía del país.

Mientras que el suelo que también es un recurso natural importante para la actividad económica, dado su papel de insumo esencial en actividades como la agricultura y la ganadería, sin embargo, es un recurso altamente vulnerable, pues su sobreutilización por parte de dichas actividades puede llegar a afectarlo irreversiblemente. Esto puede generar, como consecuencia, la pérdida de sus funciones ambientales y, por ende, la disminución de sus bienes y servicios.

Atención a la crisis ambiental

Dado este panorama, la política ambiental de México se estableció durante los años ochenta y noventa, pasó por la etapa de reformas neoliberales de la economía y transitó progresivamente hacia formas de operación que la integran al mercado ambiental global. Pero la escala regional de la crisis ambiental es el espacio concreto en el cual interactúan los actores del mercado ambiental.

Durante la década de los ochenta, la atención del gobierno a la crisis ambiental fue creciente y se llevó la incorporación del tema ambiental a la agenda política y hasta 1984, los principales instrumentos con que contaba el Estado eran dos: en el plano legal, la Ley Federal para Prevenir y Controlar la Contaminación Ambiental (1971) y en el aspecto de la gestión, un órgano de la administración que varias veces cambió de nombre y de ubicación en el aparato del gobierno: en un inicio fue la Subsecretaría de Mejoramiento del Ambiente (1972-1976), la cual estaba inserta en el campo de la salud pública (Secretaría de Salubridad y Asistencia) y finalizó como Subsecretaría de Ecología (a partir de 1983) en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, SEDUE después Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP) y actualmente, Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales (SEMARNAT).

En el Plan Nacional de Desarrollo 1983-1988 en el sexenio de Miguel de la Madrid incluyó por primera vez el tema ecológico como factor explícito en el desarrollo social y económico del país, y se plantearon estrategias para el uso adecuado de los recursos naturales, la promoción de tecnologías eficientes y para evitar el crecimiento urbano en las zonas concentradas del D. F., Guadalajara y Monterrey.

Antecedentes de medidas de contaminación

Durante la crisis ambiental atmosférica de la ciudad de México en 1986, el presidente Miguel de la Madrid decretó un plan de 21 medidas para reducir la contaminación atmosférica y se anunció el Plan de Contingencias Ambientales, donde la idea central de la estrategia fue dirigida hacia las empresas para regular y vigilar a las que fueran causantes del mayor grado de contaminación.

Con esto se podría decir que las medidas para mitigar la contaminación ya tienen antecedentes que junto con la firma de tratados abonaron a la construcción de políticas medioambientales que solo se quedaron en los documentos, ya que los índices de afectación ambiental crecieron y coloca a esta generación como posiblemente, la última que puede actuar para rescatar el contexto ambiental.

Estrategias en EdoMéx

Para esto, en el Estado de México, el gobierno estatal anunció algunas estrategias que forman parte de las 50 medidas para combatir el impacto ambiental, para recuperar la calidad del aire ampliarán la Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA), promoverán el programa de autorregulación para transporte de carga y pasajeros, intensificarán la renovación de unidades de transporte público de más de 10 años de antigüedad, sustituirán mototaxis a bicis, establecerán 10 rutas de bajas emisiones en principales vialidades de zonas metropolitanas y en los municipios más contaminados de la entidad e implementarán el programa de gestión para mejora de la calidad del aire PROAIRE 2018- 2030, impulsarán campañas de reforestación para prevenir la erosión del suelo para hacer crecer la masa forestal.

Para mejorar la calidad y disponibilidad del agua iniciarán trabajos de limpieza y saneamiento del Río Lerma desde su origen para que nazca sano, pondrán en operación 12 plantas de tratamiento para el saneamiento del Río Amecameca para un nuevo cuerpo de agua, instalarán sistemas de captación de agua pluvial en escuelas y oficinas gubernamentales y endurecerán sanciones para que quienes extraigan agua potable o contaminen canales con aguas residuales reciban sanciones severas mientras que en materia de residuos sólidos el reto es que estos se manejen de manera adecuada por lo que la entidad se sumará al compromiso global por la nueva economía de plásticos para disminuir su único uso.

Experto en temas ambientales

A decir del profesor investigador del Instituto Tecnológico de Toluca (ITTol), Pedro Ávila coincidió que ya era necesaria una red de monitoreo más amplia que ayude a dar mayor certeza en los niveles de calidad del aire, en la recuperación del Río Lerma refirió que desde hace muchos años necesitaba que se decretara algún lineamiento que ayudara a la recuperación del espacio que desde hace muchos años tiene niveles de contaminación graves.

Mientras que en el caso de la transición a transporte ecológico, aunque en el Valle de Toluca las afectaciones al aire por partículas no es la principal fuente abona a la mitigación de fuentes contaminantes, mientras que en el aspectos de crear mejores servicios ambientales, aspectos fundamentales y adecuados.

Sostuvo que en el caso del saneamiento del Río Lerma cualquier cosa que se realice para revertir la situación que actualmente se vive con el medio ambiente ayudaría a mejorar lo que actualmente se vive en la materia por lo que regular fuertemente las descargas residuales y la reactivación de las plantas ayudará fundamentalmente a recuperar por lo menos en este primer año parte de la fuente hídrica más importante del Valle de Toluca pero habría que diseñar normas estatales e incluso más fuertes que las federales para observar resultados a corto plazo.

El experto en temas ambientales, mencionó que en el caso de la calidad del aire este es un tema más complejo, pero no imposible porque en el caso del Valle de Toluca la contaminación se genera por particular PM10 y PM2.5 son las emisiones domésticas producto de la combustión de estufas, boiler, quemas descontroladas, suelos descubiertos, por ello, los planes tanto del Valle de México como de Toluca son distintos, pues en el primero los contaminantes provienen de los vehículos automotores.

Resaltó que en el caso de las estaciones de monitoreo de la RAMA, será solamente centros de investigación especializados en la materia quienes definirían dónde y cuántas instalarían en el Valle de Toluca ya que las que actualmente hay son insuficientes para monitorear los 18 municipios que se ubican en la zona.

El investigador agregó que en comparación con el Valle de México en el Valle de Toluca no se necesita la implementación del Hoy no Circula ya que los datos de la misma Secretaría de Medio Ambiente estatal y el Instituto Nacional de Cambio Climático revelan que el 8 por ciento de los contaminantes provienen de los autos “un porcentaje mínimo” por lo que no es factible aplicar el programa en la zona por lo que solo restringir el uso de vehículo abonaría a aumentar los índices, pero la verdadera base de acción radicará en los ciudadanos pues por más que se implementen políticas de restricción para aminorar las afectaciones ambientales también el valor humano es fundamental para lograr el cambio que tanto urge.

Segunda concentración industrial

La zona metropolitana del Valle de Toluca constituye la segunda concentración industrial ya que posee la participación del 59 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) y demográfica del estado.

“Tenemos que diseñar estrategias que sean específicas para cada uno y que ayuden a atacar los problemas de fondo por lo que en una segunda fase deberemos buscar medidas que ayuden realimente a contener fuentes de emisión más específico de Toluca”: Pedro Ávila, profesor investigador del ITTol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *