Quiebra de negocios en EdoMéx, consecuencia de la pandemia 

Reportaje 

Miles de unidades económicas, especialmente micro y pequeñas, perdieron en meses lo que tardaron años en construir. 

Karina Villanueva 

En México miles de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME) no resistieron ni resistirán el embate de cero ingresos y pérdida de empleos ocasionado por la pandemia de COVID-19, por lo que ya comenzaron a cerrar incluso antes de la reapertura, señaló el presidente de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz. 

El líder empresarial afirmó que esta situación es constante en todo el país, dijo que muchos empresarios han tenido que declararse en quiebra y otros tantos ven como único futuro suspender las operaciones de sus empresas definitivamente, lo cual alertó, se traduce en desempleo, mayor concentración de la actividad económica, precarización del bienestar y disminución de los ingresos públicos. 

“No resistieron la caída a cero de sus ventas, mantener al 100 por ciento sus plantillas de personal, se complica el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, las prestaciones laborales y pago de créditos, todo ello sin liquidez y sin apoyo”. 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que en el país cerrarán definitivamente 500 mil empresas formales a consecuencia de la crisis por COVID-19, ello implica la pérdida de 1 millón 573mil empleos. 

Situación en EdoMéx 

La presidenta del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM), Laura González Hernández, alertó que, aproximadamente 100 mil unidades económicas en la entidad son vulnerables de no poder abrir o de verse obligadas a cerrar al corto plazo, al no poder sostener gastos por la falta de recursos o por un bajo nivel de ventas. 

Según el Censo Económico 2019, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en territorio mexiquense hay más de 724 mil unidades económicas. El Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) registra aproximadamente 620 mil establecimientos asentados en el Estado de México, de ellos, a decir de la presidenta del CCEM, el 80 por ciento tienen problemas económicos y al menos el 15 por ciento podría continuar cerrado, o con su funcionamiento en duda por falta de liquidez. 

La Cepal indica que, la mayoría de las empresas que están en riesgo de cierre o de quiebra son micro, pequeñas y medianas, y que los sectores más afectados son el minorista y mayorista, turismo, la industria manufacturera, la industria de autopartes, electrónica, muebles, calzado, cultura y servicio. 

Datos del INEGI indican que de las UE que operan en territorio mexiquense, 97 de cada 100 son micro empresas o negocios y brindan empleo a 47 de cada 100 personas, además de que el 25 por ciento de los empleos es creado por empresas jóvenes, que tienen menos de cinco años de existencia. Asimismo, que el 53.3 del total de UE corresponden al sector comercio y el 36 al de servicios y entre ambos, concentran el casi el 70 por ciento del personal. 

Apostamos todo y perdimos todo 

La cafetería “Cartagena” fue el sueño por años de Ricardo Betancourt y Fernanda Villa, joven pareja de esposos que radican en el municipio de Toluca y quienes decidieron emprender en agosto del año 2019. Apenas con siete meses de funcionamiento, la pandemia del coronavirus los obligó a bajar la cortina, a 11 meses de que abrieron, pasarán a ser parte de la estadística de aquellos establecimientos que se irán a quiebra. 

“Le apostamos todo a este proyecto, invertimos nuestros ahorros, por algunos años nos privamos de viajar, de cambiar de auto, porque sabíamos que todos los esfuerzos valdrían la pena una vez que viéramos cristalizados nuestros sueños”, relata Ricardo, quien señala entre todas las posibilidades de fracaso, nunca vislumbró una pandemia y las consecuencias que traería consigo». 

La pareja relata que, en marzo pasado, cuando sus ventas se redujeron a las modalidades para llevar y a domicilio, intentaron aplicar estrategias como promociones, combos y descuentos, además de explotar las redes sociales para promover sus productos; sin embargo, al paso de un mes y medio, antes de que culminará el mes de mayo comenzaron las dudas sobre seguir con ventas mínimas o cerrar, optaron por lo segundo. 

Detallan que, ante la falta de clientes se quedaron sin ingresos para pagar gastos fijos como renta, internet, teléfono, insumos y el salario de dos trabajadores, un barista y una mesera, quienes de igual forma, pasaron a formar parte de la cifra de desempleados por la contingencia sanitaria. 

Fernanda explica que intentaron, como última opción, solicitar un crédito, lo buscaron en la banca comercial sin tener resultados, también a través del Gobierno del Estado, y finalmente con amigos y familiares, no tuvieron éxito. 

“Es frustrante porque ni siquiera pudimos cumplir un año, sabíamos que no iba a ser fácil, pero ante estas circunstancias no hay emprendedor que resista, ¿qué sigue para nosotros? vender los muebles, los electrodomésticos, tratar de rescatar un poco de lo que invertimos, talvez en un futuro podremos intentarlo otra vez, pero de momento nos resulta imposible”. 

Duro reinicio de operaciones 

Además de aquellos que decidieron bajar la cortina de forma definitiva, también están los establecimientos que se resisten a desaparecer, a pesar del impacto económico adverso. 

Al respecto, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo (Canaco) del Valle de Toluca, Felipe Chemor Sánchez, señaló que se espera que una buena cantidad de establecimientos permanecerán cerrados, incluso días posteriores a la reactivación económica, ello detalló, mientras preparan sus protocolos para el regreso seguro de empleados y consumidores. 

El líder empresarial hizo un llamado a que los negocios que continúan en operación y aquellos que abrirán sus puertas, cumplan con las medidas y protocolos de prevención para un regreso seguro, así como seguir las indicaciones de las autoridades para cuidar la salud de todos, de lo contrario alertó podría darse un rebrote de coronavirus, y ello significaría un nuevo confinamiento y cierre, el cual dijo, sería insostenible.   

“Se trata de una crisis como ninguna otra, se espera que con la apertura de unidades económicas de bajo impacto o pequeños negocios, tales como papelerías, tiendas de ropa, jugueterías, mueblerías, refaccionarias, tiendas de artículos electrónicos, así como comercios al por menor y al por mayor; así como peluquerías, tintorerías, talleres, locales de reparación de electrodomésticos y mantenimiento en general; restaurantes y servicio de hospedaje, comience la reactivación económica que tanto hace falta”. 

Micro negocios con menores expectativas 

Sobre la calle Isidro Fabela, en la Colonia Valle Verde, muy cerca de la Terminal de Autobuses de la capital del Estado de México se encuentra un Pasaje Comercial de reciente creación, sus dueños rentan pequeños locales en 3 mil pesos mensuales, de 12 locales que funcionaban con normalidad antes de la pandemia, solo permanecen abiertos cinco. 

“Vendían veladoras, tenis, mochilas, accesorios para autos, comida corrida, perfumería y artículos para fiesta, pero poco a poco fueron cerrando porque no tenían para pagar la renta; otros cambiaron los productos, empezaron a vender cubrebocas, gel antibacterial, tapetes sanitizantes, alcohol, jabón, en fin. Ahora ya se reabrió y quienes no cambiaron de giro están vendiendo solo lo que tienen o les quedó en inventario, ahora lo que están buscando es conseguir ingresos para poder reinvertir”. 

Padrón 

El presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), Gilberto Sauza Martínez, reconoció que, durante la contingencia, pequeños establecimientos comerciales y de servicios han visto lastimada su economía, y algunos de ellos no tendrán oportunidad de reabrir. 

Por lo anterior, dijo, se llevará a cabo un empadronamiento de las unidades económicas para determinar el número de establecimientos que han iniciado un proceso de quiebra y así establecer una estrategia de apoyo a los pequeños empresarios. 

“Tenemos una previsión al momento de la pérdida de 150 a 170 mil fuentes de empleo en territorio mexiquense, pero el verdadero impacto se verá cuando sepamos qué tantos negocios reabrirán cuando tengan las posibilidades de hacerlo”. 

40% de empresas no reabrirán 

Consideró que se requiere un mayor número de créditos, el aplazamiento del pago de contribuciones de nivel federal y tener una estrategia clara para generar empleos. Dijo que, aproximadamente el 40 por ciento de las empresas en territorio mexiquense que tuvieron que cerrar por la contingencia, no estarían en condiciones de reabrir en el momento en que el semáforo epidemiológico lo permita, especialmente porque tienen problemas financieros. 

14 mil restaurantes en riesgo 

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), en el Estado de México, Mauricio Massud Martínez, señaló que, a cinco meses de afectaciones por la contingencia, de las 70 mil unidades de negocio dedicadas a la venta de alimentos y bebidas en la entidad, probablemente del 14 por ciento o hasta 20 por ciento se vean en dificultad de poder abrir sus puertas, es decir cerca de 14 mil establecimientos. 

Detalló que, de los 340 mil empleos, probablemente 68 mil se pierdan. A la fecha, la pérdida en venta acumulada para el sector es de más 15 mil millones de pesos. 

Sectores más afectados 

La Cepal indica que, la mayoría de las empresas que están en riesgo de cierre o de quiebra son micro, pequeñas y medianas, y que los sectores más afectados son el minorista y mayorista, turismo, la industria manufacturera, la industria de autopartes, electrónica, muebles, calzado, cultura y servicio. 

Consumo local 

Los líderes empresariales de Concaem y el CCEM coincidieron en señalar que, para detonar el mercado interno y lograr la reactivación económica en territorio mexiquense es necesario promover el consumo local. 

 “El reinicio de operaciones será duro porque el consumo se irá generando poco a poco y las empresas tendrán que mantener sus gastos, renta, sueldos, prestaciones, servicios y mantenimiento de los negocios para operar libres de COVID-19”: Felipe Chemor Sánchez, presidente de Canaco. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *